Después de tres años del asesinato de comerciante de la región, comenzó el juicio

Ayer se iniciaron las actuaciones judiciales para determinar las penas que les cabrán a los cuatro inculpados en el aberrante homicidio.


El frente del local donde se sucedió la balacera que acabó con la vida del comerciante y la su fiel perro.

Ayer comenzó el juicio por el asesinato de Edgardo Giménez, un comerciante de Granadero Baigorria, asesinado el 30 de octubre de 2014 mientras atendía su local “La Casa de la Porcelana”, sito en calle San Lorenzo 1224, del barrio Centro.

Por el caso hay cuatro inculpados, tres detenidos y uno en libertado condicional, pero este último, hoy se halla prófugo.

El Tribunal actuará con estas instancias, por lo menos, hasta el próximo 19 de diciembre.

Los abogados de la familia del occiso aguardan una condena “ejemplificadora”, y por ello hablan de por lo menos treinta años de cárcel.

Edgardo Giménez tenía 34 años al momento de perder su vida cuando resistió a tiros un asalto. Junto a él también falleció su perro y al menos dos de los delincuentes acabaron herido.

Vecinos del negocio comentaron que cerca del mediodía de aquel 30 de octubre de 2014, Giménez estaba en la puerta de su negocio cuando en la puerta se detuvo un auto negro del que descendieron cuatro hombres, todos jóvenes y armados con pistolas 9 milímetros. Los hampones golpearon al comerciante y lo obligaron a entrar al local.

Ya adentro, el comerciante logró zafar y obtener una pistola, calibre 32 mm, con los repelió a los malvivientes, generándose entonces una balacera.

Pero en circunstancias que ayer los investigadores intentaban establecer ayer, en un momento Giménez comenzó a disparar a los asaltantes con un revólver calibre 32. Así se produjo un intenso tiroteo luego del cual tres de los ladrones huyeron en el mismo auto en que habían llegado y, según se consignó, en principio no habrían podido concretar el robo

Gabriela Gimenez, hermana del asesinado,  comenzó una vigilia que durará toda la extensión del juicio, según consignó.

 

 

Comentarios