Violencia institucional

Detuvieron a los cuatro policías investigados por la muerte de Maxi Heredia

Hoy le realizan la autopsia al cuerpo del sanlorencino de 32 años, que falleció el pasado jueves. Informes médicos iniciales dan cuenta de que Maximiliano presentaba contusiones y golpes por todas partes del cuerpo, inclusive en la cabeza y en los pulmones.


Este jueves, personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) detuvo a los cuatro agentes del Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional XVII investigados por la muerte de Maximiliano Heredia, el sanlorencino de 32 años que murió el pasado jueves cuando lo trasladaban desde el hospital Granaderos a Caballo hacia un efector de salud de la localidad de Cañada de Gómez.

Desde el Ministerio de Seguridad de Santa Fe confirmaron la detención de los cuatro uniformados que prestaban servicios policiales en el departamento San Lorenzo, que habían sido pasados a disponibilidad el pasado lunes, en la causa que investiga si Maximiliano Heredia murió a raíz de una brutal golpiza en el marco de un procedimiento en Brown al 2200.

Este jueves, precisamente, se realiza la autopsia sobre el cuerpo del sanlorencino en el Instituto Médico Legal de la ciudad de Rosario, bajo el protocolo de Minnesota por haberse tratado de una muerte en custodia por fuerzas de seguridad.

Aunque el resultado de la autopsia puede demandar más de una semana, en las próximas horas darían a conocer un informe preliminar para que la fiscal Melisa Serena, que interviene en el caso, pueda avanzar con las imputaciones de los cuatro policías: Rodolfo M., Adrián F., Rodrigo G. y Walter A.

Voceros ministeriales aseguraron que -de acuerdo a los informes médicos iniciales- el cuerpo de Maximiliano presentaba contusiones y golpes por todas partes del cuerpo, inclusive en la cabeza y en los pulmones. “Sangraba por todos lados cuando lo llevaron a la guardia”, lamentaron.

Fuentes del Ministerio de Seguridad reafirmaron que Maximiliano mantuvo un altercado con un empleado que atiende el maxiquiosco de Brown y Thompson, aquella noche del jueves pasado, que derivó en el llamado a la Policía.

Comentarios