Mucha tristeza y ningún sentimiento de alivio”

Diego Latorre recordó qué sintió ante la muerte de Natacha Jaitt

El exfutbolista rememoró qué le pasó ante la noticia del fallecimiento de la mediática.


Latorre y Jaitt

El de Diego Latorre (51) y Yanina Latorre (51) siempre fue un matrimonio sin sobresaltos. Hasta que apareció el nombre de Natacha Jaitt. Entonces, sobrevino el escándalo. Infidelidad, mentiras, denuncias y juicios pasaron a marcar para siempre su matrimonio.

Si bien la panelista de Los Angeles de la mañana sufrió mucho, logró rearmar su pareja. Sin embargo reconoció lo que nunca antes había admitido. “Fui una sometida”, sorprendió.

“Yo vivía a expensas de él. Le cortaba las uñas, el pelo, le pedía turno en el médico. Él era un tipo educado. Yo le manejaba los contratos, vivíamos bien. Pero cuando él entraba en el vestuario, se convertía en uno más de ellos: que no te miren, no hables fuerte, no te vistas así”, continuó como si el engaño le hubiera abierto la puerta a la confesión.

Pero… ¿qué pasó con el comentarista de fútbol? Él habló poco y nada del drama por el que pasó su matrimonio y su vida. Sin embargo, en el programa radial Súper Mitre Deportivo, que se emite por AM 790, habló sobre el sentimiento que lo asaltó cuando se enteró de la muerte de Natacha, ocurrida el 23 de febrero de 2019.

“Ese día estaba en mi casa. Al principio no reaccionaba. La imagen que yo tenía de todo lo que había sufrido era muy lejana, eso era para sobrellevar el día a día”, evocó. “Cuando me enteré sentí mucha tristeza. El sentimiento no se puede fingir”, explicó.

SU CASA, UN ESCANDALO

No valía la pena hablarlo con Yanina, hice silencio. Fue mucha angustia, y el fútbol me dio una resistencia mental para poder sobrellevarlo. No tuve ningún sentimiento de alivio”, agregó sobre lo que pasó con la panelista de LAM.

LOS LATORRE HOY ESTAN JUNTOS EN SU CASONA DE PILAR.

“El tema no salía nunca. Se trataba con mucho ensañamiento y se extendía en el tiempo. Tuve una angustia duradera durante 4 o 5 meses. En un momento no veía fin. Había temas míos que no eran ciertos. Se le agregó mucho condimento que no venía a cuento”, prosiguió.

Me mandé muchas caga (…) y me arrepiento. Pero son vivencias. A veces se hacen públicas y otras no”, continuó. “Mis hijos sufrieron y Yanina también, que me bancó en todas. Tengo una relación buenísima con mis hijos y creo que fui un padre ejemplar. La familia para nosotros fue algo sagrado. Hoy ya estamos más encaminados, tenemos una muy buena relación”, concluyó.

 

Comentarios