Dirigente gremial se enojó y acabó groseramente con una entrevista radial

Se trata de José Zganjar, secretario adjunto del Sindicato Químico. Se lo consultaba sobre el nuevo conflicto en Termosán y la posibilidad que el empresariado determinara el cierre del establecimiento fabril. AUDIO...


El paro de actividades que el Sindicato Químico viene sosteniendo desde la pasada semana en la empresa Termosán (Grupo Pelco) volvió hoy a ejecutarse. El pasado viernes, las partes se reunieron en la sede del Ministerio de Trabajo de la Provincia, en Rosario, en una audiencia voluntaria, sin que los interesados arribasen a alguna posible solución.

El conflicto surgió ante la demanda gremial de sostener el pago de un adicional por productividad que significa el 25 por ciento de los salarios.

Desde la firma, se comunicó que dicho plus no se abonaría en virtud a que dicho nivel (productividad) no había sido alcanzado, en virtud a que durante el mes pasado la empresa debió sortear una extensa huelga promovida por el despido de un trabajador.

Entre sus argumentaciones, el empresariado demostró la existencia de un acta acuerdo suscripto, el año pasado, entre Termosán y el Sindicato Químico por el que se convenía la aplicación de dicho marco salarial.

“Nosotros queremos que se abone ese 25 por ciento adicional en los salarios de abril y que vuelva a regir durante mayo y meses sucesivos”, expresó José Zganjar, secretario adjunto de la entidad gremial y voz cantante en el conflicto.

Esta mañana, Zganjar fue entrevistado en el programa radial Vale La Pena (FM Vale 97.5), el dirigente reconoció la existencia de dicha acta, pero rechazó la posibilidad de acatarla por los días no trabajados durante el conflicto gremial del mes anterior, argumento esgrimido por la empresa para demostrar su baja en los niveles de productividad.

“Ese acta fue suscripta voluntaria e individualmente por los compañeros, y solamente son unos pocos los que actualmente trabajan y que la firmaron oportunamente. El resto no tiene nada que ver”, alegó.

Consultado sobre la posibilidad a que Termosán (empresa dedicada al tratamiento de residuos peligrosos) pudiera convocar algún recurso administrativo extraordinario o llegase hasta plantear un posible cierre fabril, Zganjar estalló en ira.

Primero requirió saber el origen de dicha información, y ante la respuesta, indicándosele que se reservaba la fuente, pero incluso señalando que la misma provenía del  Ministerio de Trabajo, acusó a los periodistas de “distorsionar la realidad” y que no iba a contestar sobre versiones “que lo único que hacen es arrojar nafta en un incendio (sic)”.

“Ustedes tienen un interés en este caso y así no voy a seguir hablando”, expresó durante la comunicación telefónica en vivo que estable establecida y puesta al aire, no dando la oportunidad a que los entrevistadores le repreguntaran sobre el conflicto ni por el supuesto enojo del sindicalista.

Hablando sin parar, decidió culminar con el reportaje cortando abruptamente la comunicación telefónica. No se supo bien que fue lo que enfadó al gremialista, si el contenido de la pregunta en cuestión o la incomodidad para responder públicamente sobre una versión que encierra cierta preocupación para los trabajadores de esta industria, y que se trata, ni más ni menos, del cierre del establecimiento.

José Zganjar fue el mismo gremialista que agradeció la labor desarrollada por los medios de comunicación de la región cuando años atrás se desató un duro y largo conflicto entre los trabajadores y la entonces ICI Argentina (ex Duperial y ahora Akzo Nobel).

En aquel entonces era delegado gremial. Ahora es parte de la comisión directiva sindical, la misma que desterró a su anterior administración que a su vez era la que regía los destinos del gremio durante aquel conflicto de ICI. Quizás, tan solo sean coincidencias, pero recrea las diferentes maneras de actuar de aquellos que detentan al poder y que lo criticaban cuando estaban fuera de aquel.

Comentarios