El coctelero

Dirigente sindical local negocia con la patronal el despido de tres obreros

Un audio que circula por las redes sociales da cuenta cómo habla por teléfono y asesora a una gerente para "echar" a un operario. Y le recuerda que haga lo mismo con otros dos


Un audio comenzó a viralizarse en las redes sociales y versa el diálogo que mantiene un dirigente sindical de la zona con una gerente de una industria también de la región en el que la asesora para despedir a un trabajador que es afiliado del gremio que lidera.

El escándalo es aún mayor al admitir el grado de confianza y familiaridad con el se expresa, más allá de la acción detestable que significa traicionar a aquellos que dice representar y proteger en sus derechos laborales.

Se trata de Daniel Santillán, secretario general del Sindicato Unido de Trabajadores Químicos y Petroquímicos (Sutraqyp) y a su vez secretario general de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de Industrias Químicas y Petroquímicas de la República Argentina, (Festiqypra).

El diálogo lo mantiene, telefónicamente, con una persona que forma parte de la gerencia de Grupo Pelco, que posee sus instalaciones en la ciudad de Puerto San Martín y sus empleados están bajo en convenio laboral de ese gremio.

El posteo fue titulado “así entrega Daniel Santillán a los trabajadores que supuestamente dice defender”, y en el audio se cita a un operario de apellido Tolosa, quien fue delegado sindical y que se posicionó en una línea contraria a la de Santillán; de ahí su “necesidad” para que sea despedido. Igual requerimiento le pide para otros dos, llamados Coronel y Sat, a los que identifica como “hincha pelotas” en alusión a sus críticas a la administración del sindicato. Todo esto se escucha en la conversación que publicó el periódico Síntesis,

Específicamente, Santillán indica los pasos legales que la patronal debe llevar adelante para despedirlo, indicando que los plazos de protección que la ley admite por ser representante gremial están ya vencidos. Incluso, también asesora en despedirlo sin que se le pague más allá de lo mínimo en materia de indemnización, sin tener presente los actuales impedimentos para ello, tal como lo decretó el gobierno nacional que prohíbe las cesantías sin justificación.

Santillán no ha salido a desmentir la versión y/o explicar lo que quiso decir en esa conversación telefónica.

Bien puede señalar que la voz no es suya, aunque es muy característica de él. Salvo que Nito Artaza haya practicado en este personaje, no cabe dudas que se trata del sindicalista.

El dirigente ganó “fama” cuando en plena protesta por el cierre de Ar Zinc, con carpa instalada en los portones de la fábrica de Fray Luis Beltrán y acto organizado por la CGT San Lorenzo, se notó su ausencia en la cita. Por tratarse del secretario general del gremio que tenía afiliados a los más de 300 operarios de la ex Sulfacid, no podía no estar presente.

¿Dónde está Santillán?, fue la pregunta insistente de esos obreros que veían perder su fuente de empleo, de la prensa en el lugar y hasta de varios colegas, líderes de otros gremios.

Con los días se supo que para entonces estuvo a bordo de un crucero que navegó los mares caribeños preparando tragos para los turistas, pues su fuente de ingreso provenía de su labor como coctelero.

Por entonces se defendió aduciendo que no cobraba sueldo de Ar Zinc, donde alguna vez trabajó y desde donde se impulsó para ser secretario general del sindicato químico y petroquímico local.

Otra de las empresas en la que este gremio posee afiliados en la región es en Grupo Pelco, donde una década atrás esos mismo operarios pertenecían al Sindicato Químico de San Lorenzo, al que le arrebataron su representatividad.

En los difíciles años  del principio de los 90, donde más de una decena de fábricas cerraron en el Cordón Industrial, y otras tantas redujeron abruptamente la cantidad de empleados, compartió junto a Edgardo Quiroga la conducción de aquella CGT San Lorenzo, combativa y aguerrida, que no dudó en salir a las calles para expresar sus reclamos y derechos laborales.

Comentarios