Donde manda marinero, no manda capitán: La importancia de la territorialidad política

Las elecciones volvieron a demostrar que, sea cual fuese el ganador a nivel provincial y/o nacional, cada territorio tiene realidad y referente propios. Así sucedió en la región


El triunfo de Cambiemos en la provincia de Santa Fe, para los cargos de diputados nacionales, fue contundente, pues la diferencia con su inmediato seguidor, el peronismo, así lo demuestra.

Estas elecciones llevaron a que el electorado santafesino apoyara el plan de gobierno que lleva adelante Mauricio Macri y, a la vez, poner en alerta al oficialismo provincial, cuyo resultado en las elecciones fue un fracaso, pues acabó tercero, detrás del justiciaslimo, y cómodo.

Pero así como en todo el territorio santafesino Cambiemos parece surgir como marca registrada, el Frente Justicialista navega a medias aguas y el Frente Progresista tiende, definitivamente, a resquebrajarse, en cada distrito las realidades suelen ser completamente distintas.

Por ejemplo, los resultados arrojaron que Cambiemos no ganó en una sola de las doce ciudades en las que se puso en juego su intendencia: la mitad quedó en manos del Frente Progresista, Cívico y Social, con inmensa mayoría de candidatos radicales, y la otra mitad, en manos del Frente Justicialista, con intendentes no kirchneristas

Entre estas últimas están las tres localidades del departamento San Lorenzo: Puerto San Martín, Roldán y Fray Luis Beltrán, con Carlos de Grandis y José Pedretti en las dos primeras, respectivamente, renovando ambos sus cargos siendo referentes no kirchneristas, y con Mariano Cominelli en la tercera, con un pasado de militancias en La Cámpora que no protagoniza.

Y así como ganaron estas intendencias y la mayoría de los cargos en los Concejos Municipales, lo mismo sucedió, en cada distrito, con las diputaciones nacionales que apoyaron, en este caso, las del peronismo.

Algo similar ocurrió en San Lorenzo, con un amplísimo triunfo del oficialismo que participó por el Frente Progresista, Cívico y Social y que, por lo aplastante, se constituyó en histórico.

Para quien evalúe que el triunfo en las diputaciones correspondió a Cambiemos y no a este mismo espacio político, no debe dejarse de analizar que el raimundismo es un espacio dentro del radicalismo que está inmerso en ese sector dispuesto a participar en el partido de Macri.

Un panorama similar al sanlorencino se vivió en las numerosas comunas en las que el Frente Progresista triunfó: 160 de 308. En muchas de ellas, gobiernan radicales que están alineados detrás de su pase pase a Cambiemos.

Los dirigentes de la región ratificaron la importancia de su peso en sus territorios, por lo que a la hora de definir estrategias y/o alianzas vuelven a posicionarse en un buen escenario.  Algunos con más proyección que otros, es cierto, pero todos con un capital propio que deberán hacer respetar a la hora de las negociaciones.

Cambiemos ganó en la provincia por su marca registrada, pero también por el apoyo territorial de sus aliados radicales en la provincia.

En la mayoría de las ciudades del departamento San Lorenzo, el triunfo en las elecciones nacionales respondió al peronismo, por incidencia de cada jefe territorial, pero en las sumatoria del departamento todo, el resultado lo favoreció a Cambiemos, como en la mayoría de los departamentos santafesinos, para desgracia de sus senadores justicialistas.

 

Comentarios