Morirán con el tiempo

Dos presos mataron a otros cuatro reclusos para que los condenaran a la pena de muerte

Estaban cumpliendo cadena perpetua y, cansados de la vida tras las rejas, esperaban que tras matar a los cuatro presos los condenaran a muerte. Fallaron, les dieron otras cuatro perpetuas.


Dos presos de la cárcel de Columbia, en Carolina del Sur (EE.UU.) condenados a cadena perpetua, decidieron matar a otros cuatro prisioneros para conseguir ser condenados a la pena de muerte.

Denver Simmons, de 38 años, y Jacob Philip, de 28, los criminales que idearon el plan, estaban condenados a cadena perpetua por haber cometido el mismo delito en distintas ciudades: habían matado a su  mujer y su hijo. 

La cárcel donde se produjeron los asesinatos.

La cárcel donde se produjeron los asesinatos.

Hartos de la “miserable” vida que llevaban en prisión, decidieron cometer el múltiple asesinato para ser condenados a muerte ya que Carolina del Sur es uno de los estados norteamericanos en los que aún está vigente la pena capital.

John King, 52 años, uno de los asesinados (Departamento de Correcciones de Carolina del Sur).

John King, 52 años, uno de los asesinados (Departamento de Correcciones de Carolina del Sur).

Y su plan criminal fue ejecutado, según el diario The State, de manera fría y precisa en el 2017. Así, golpearon y estrangularon hasta la muerte, en una celda del módulo de enfermos mentales, a Jimmy Ham, Jason Kelley, John King y William Scruggs. Después, confesaron el crimen a uno de los guardias alegando que era la única manera de no pasar el resto de sus vidas en prisión.

Jimmy Ham, 56 años, uno de los asesinados (Departamento de Correcciones de Carolina del Sur).

Jimmy Ham, 56 años, uno de los asesinados (Departamento de Correcciones de Carolina del Sur).

Las cuatro víctimas eran amigos de sus asesinos, según confesó el propio Simmons, que agregó que podrían haber asesinado a los guardias: “pero solo estaban allí haciendo su trabajo. La gente que  matamos no eran buenos, no eran miembros respetables de la sociedad”.

William Scuggs, 44 años, uno de los asesinados (Departamento de Correcciones de Carolina del Sur).

William Scuggs, 44 años, uno de los asesinados (Departamento de Correcciones de Carolina del Sur).

El juicio contra los dos criminales terminó este 21 de noviembre. Ambos fueron declarados culpables de los asesinatos de los cuatro reclusos aunque Philip fue diagnosticado como enfermo mental. Se les impuso una condena de cuatro cadenas perpetuas (una por cada víctima), y ahora tendrán que cumplir un total de seis cada uno y sin posibilidad de conseguir la libertad condicional.

Jason Kelly, 35 años, uno de los asesinados (Departamento de Correcciones de Carolina del Sur).

Jason Kelly, 35 años, uno de los asesinados (Departamento de Correcciones de Carolina del Sur).

Simmons y Philip querían ser condenados a muerte y el múltiple asesinato cometido podría haberlos llevado a la ejecución, pero no contaron con algo. Los familiares de las víctimas.

Estos pidieron que siguieran con vida y que mueran en prisión. Así lo manifestó el procurador adjunto, Dan Goldberg: “Las cuatro familias fueron unánimes en que no querían la ejecución y prefirieron que siguieran en prisión en lugar de que les dieran lo que querían“.

Comentarios