Dos sobrevivientes de La Calamita reconocieron el centro clandestino de Baigorria

Los testigos y sobrevivientes Viviana Nardoni y Carlos Novillo “reconocieron todo” y “dieron muchos datos”, dijo el abogado querellante Santiago Bereciartúa.


Dos sobrevivientes del centro clandestino de detenciones La Calamita, que funcionó en la vecina localidad de Granadero Baigorria, reconocieron hoy el lugar como el sitio donde estuvieron cautivos durante la última dictadura, tras una inspección realizada por pedido del fiscal de la causa.

En el marco del juicio oral por crímenes de lesa humanidad de la causa Guerrieri que lleva adelante el Tribunal Oral Federal 1 (TOF1) de Rosario, la inspección al lugar había sido solicitada al tribunal por el fiscal del caso, Gonzalo Stara, y la medida se concretó hoy luego de que fuera suspendida el viernes pasado por las intensas precipitaciones que cayeron en el sur de Santa Fe.

Los testigos y sobrevivientes Viviana Nardoni y Carlos Novillo “reconocieron todo” y “dieron muchos datos”, dijo  el abogado querellante Santiago Bereciartúa, que acompañó a las víctimas durante su regreso al lugar donde estuvieron cautivos en 1977, durante la última dictadura.

“Todo lo que declararon fue constatado, ellos habían dado detalles en sus declaraciones testimoniales durante las audiencias del juicio que hoy fueron ratificadas mediante la inspección”, abundó el abogado de la agrupación HIJOS Rosario.

Los testigos realizaron la inspección junto a los miembros del TOF1 de Rosario, integrado para este juicio por los jueces entrerrianos Roberto López Arango, Lilia Carnero y Noemí Berros, y el fiscal Stara.

También participó de la medida Alicia Bernal, hija del militante comunista desaparecido durante la última dictadura, Tito Messiez, cuyo caso se ventila en este juicio por la segunda parte de la denominada causa Guerrieri.

La mujer quiso conocer el lugar donde, según declaró uno de los imputados, fue asesinado su padre por la “patota” del Batallón de Inteligencia 121 de Rosario, cuyos integrantes son juzgados por el TOF1 rosarino.

Previamente, también realizó una constatación del lugar el exteniente coronel retirado Juan Daniel Amelong, imputado en la causa por crímenes de lesa humanidad, quien aseguró que era “la primera vez que visitaba el lugar”, dijo Bereciartúa.

La Calamita, nombre con el que se conoce a uno de los cinco centros clandestinos del circuito represivo del Batallón de Inteligencia 121 de Rosario, está ubicada en las afueras de la localidad santafesina de Granadero Baigorria, lindante con Rosario hacia el norte.

Los testigos dieron cuenta durante la inspección de la ubicación de puertas, rejas y hasta un árbol ubicado fuera del inmueble donde “todavía se ven agujeros, que presuntamente fueron hechos por balas”, explicó el abogado de HIJOS.

Tras la verificación del lugar, el tribunal convocaría para la semana próxima a los imputados a ampliar sus declaraciones indagatorias, para dar paso la semana siguiente al comienzo de los alegatos de las querellas, dijeron fuentes judiciales.

En la causa Guerrieri II están acusados Pascual Guerrieri, Jorge Fariña, Amelong, Walter Pagano y Eduardo Costanzo, quienes fueron condenados a prisión perpetua en la primera parte del juicio.

A este debate oral que se inició en agosto pasado se sumaron Marino González; Joaquín Gurrera, Ariel Porra, Alberto Pelliza, Ariel López, Juan Andrés Cabrera y Carlos Sfulcini. (Télam)

Comentarios