Coronavirus

Dueños de clínicas y sanatorios no podrán pagar los aumentos de sueldos

Se refiere a una cláusula por inflación de la paritaria 2020. Señalaron que el reclamo laboral "es justo", pero que el sistema "está desfinanciado"


De cara a un paro de 24 horas previsto por el gremio de la sanidad para este martes, los prestadores de salud pedirán al Ministerio de Trabajo de la Provincia, al igual que se hizo a nivel nacional, una conciliación obligatoria en el marco del reclamo por la aplicación de la cláusula por inflación del 16 por ciento que exigen los trabajadores de clínicas y sanatorios y que se acordó en la paritaria 2020.

La asociación Salud Federal, entidad que nuclea a las prestadoras del interior del país, reconoce el reclamo como “justo”, pero afirma que la ecuación no cierra. En 2020 tuvieron un incremento de los costos del 48 por ciento, mientras que los aranceles de la salud privada no se movieron más que un 15 por ciento, como máximo.

“El sistema está totalmente desfinanciado”, dijo Rodrigo Sánchez Almeyra, vicepresidente de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Rosario.

“El problema que tenemos es que el incremento es merecido y figura en la paritaria del 2020, pero lo que decimos como empresarios es que al no haberse implementado incrementos de aranceles a lo largo de todo el año pasado, no lo podemos pagar”, señaló Sánchez Almeyra.

A través de un comunicado, apuntaron que desde marzo del año pasado tuvieron que hacer frente a reformas edilicias para la habilitación de sectores Covid y no Covid en las instituciones, además de aumentos de costos de los insumos en un contexto de inflación y el “licenciamiento obligatorio” para parte del personal enfermos o que formaban parte de grupo de riesgo. Además, confirmaron la caída en el número de los pacientes “no Covid que no se acercaron” por las disposiciones de aislamiento primero y distanciamiento después, y el prolongados períodos donde no pudieron brindar servicios como cirugías, prácticas, internaciones programadas y otros servicios.

“Mantuvimos la totalidad de las prestaciones a pesar de la escasa ayuda estatal y las insuficientes actualizaciones de las prepagas y obras sociales, con las que no logramos cubrir los costos en los que incurrimos en el 2020”, afirmaron.

La Asociación de Trabajadores de la Sanidad (Atsa) pide que se cumpla lo pautado en la paritaria 2020, con la aplicación inmediata del 16 por ciento por inflación que los prestadores aseguran que no pueden pagar. El viernes llevaron adelante un paro de 3 horas y para mañana plantean otra medida de fuerza.

Fuente: La Capital

Comentarios