Edificio de San Lorenzo permanece sin gas hace más de 20 días

Hace más de dos semanas que los habitantes del tradicional edificio situado en San Martín y 3 de Febrero de San Lorenzo no poseen el servicio de gas natural.


Es que Litoral Gas resolvió suspenderle la provisión luego que algunos vecinos denunciaran que se percibía olor, producto de alguna probable pérdida.

Así, alrededor de las 300 personas que habitan los 66 departamentos carecen de tan esencial combustible, y si algunos se ingeniaron colocando garrafas a las cocinas, otros directamente se las arreglan comprando la comida hecha.

Según confirmó el gerente de Litoral Gas delegación San Lorenzo, Miguel Monestés, “el gas fue cortado tras detectar el olor, después de las denuncias de los vecinos”, y se excusó de aportar mayores precisiones al aludir que este tipo de información “la maneja Rosario”. agenda insistió en comunicarse desde hace más de una semana, pero los intentos fueron en vano.

Está claro que el pánico en Litoral Gas, tras la catástrofe sucedida en calle Salta al 2100 de Rosario, sigue latente. Y no solo entre los directivos de la empresa prestadora de servicios, que ante la menor duda suspendió la provisión al consorcio en cuestión y niega aportar dato alguno, sino que también, igual temor, repercute entre los gasistas.

De todos los profesionales consultados, ninguno se atrevió a llevar adelante el trabajo requerido. Una situación muy curiosa, pues de la cantidad de gasistas matriculados que forman parte del plantel autorizado por Litoral Gas (más de medio centenar en la región), que ninguno se ofreciera siquiera a inspeccionar el problema, es llamativo.

El consorcio aguarda ahora a que uno de ellos inicie sus tareas, pues aceptó el desafío. “En realidad iba a iniciar la labor hace unos días, pero avisó que se enfermó, así que esperaremos a la semana entrante”, reconoció uno de los pocos vecinos que se animó a decir algo, en off.

¿Por qué nadie quiere hablar? Es otra de las curiosidades en este caso. Permanecer más de dos semanas sin servicio y que nadie quiera arreglar el problema, que Litoral Gas se digne solo a cortar el servicio y sacarse el lazo de encima, y que más de un departamento adapte imprudentemente un sistema de provisión con garrafas cuando están acondicionados a hacerlo por red (las conexiones y las medidas de seguridad son distintas), son más que razones para exponer el caso públicamente.

“Se están haciendo todos los trámites necesarios para recuperar el gas y gracias a la buena relación con Litoral Gas tenemos fe en volver a tener servicio en breve”, se limitó a agregar la misma fuente.

Mientras, los ocupantes del edificio se bañan en casa de familiares o amigos y otros calentando agua en ollas. Y para comer, o adaptaron garrafas a la cocina o directamente se invoca a algún delibery.

 

Comentarios