Auto mal estacionado

Dirigente sindical mandó su patota a golpear a inspectores de tránsito

Los sucesos acontecieron en Rosario y las víctimas apuntan contra el secretario adjunto de la Uocra. Desde la secretaría general repudiaron los hechos y se pusieron a disposición de la Justicia


Un hecho repudiable aconteció el pasado viernes en Rosario y en el que quedó involucrado el secretario adjunto de Uocra Rosario, jurisdicción de la que depende la delegación San Lorenzo.

Tal como relataron tres inspectores de tránsito de aquel municipio, fueron agredidos por una “patota” que envió el mencionado miembro de comisión directiva por el “sólo hecho de librarse un acta” por divisar que un auto estaba mal estacionado y que resultó ser de su propiedad.

Hoy, la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana de la Municipalidad de Rosario, realizó una denuncia penal por la feroz agresión; así lo indicó el director de Tránsito, Gustavo Adda, quien precisó que de acuerdo al testimonio aportado por sus agentes la descripción del violento coincide con quien detenta la secretaría adjunta del sindicato. “Las características físicas que dieron los tres agentes es coincidente con las del secretario general del gremio; no podemos acreditarlo fehacientemente, pero era una persona de cabello pelirrojo, estatura mediana y con pecas”, añadió.

De hecho, tal descripción coincide con el mencionado dirigente, pero cabe aclarar que no se trata del secretario general de Uocra Rosario, tal como los agredidos, sus jefes y parte de la prensa señaló, sino del adjunto.

La secretaría general está a cargo de Carlos Vergara, con quien SL24 se comunicó y no dudó en “repudiar” los hechos acontecidos.

“Rechazamos cualquier acto de violencia, porque repudiamos lo acontecido. Mañana (por este martes) el secretario adjunto está citado al comité central para escuchar su descargo y tomar una determinación acerca de su conducta y su futuro en la entidad”, admitió Vergara sin titubeos.

“Desde que asumí la gestión de las delegaciones San Lorenzo y Rosario, mi conducta siempre demostró respeto por el prójimo, defendiendo no sólo los derechos de los compañeros afiliados, sino los de cualquier ciudadano. Es una política que vengo sosteniendo y los hechos lo comprueban. Este es una caso que excedió mis conocimientos, pero no quita a que el sindicato acepte la responsabilidad de lo sucedido”, agregó.

Y para despejar dudas admitió que pone a disposición de Fiscalía las imágenes de las cámaras de seguridad para observar lo ocurrido.

Todo ocurrió cuando los agentes fueron a retirar con la grúa un auto mal estacionado, en Salta al 2700 y el titular del rodado se negó a dar la documentación, tras lo cual se produjo una discusión para acabarla dando una “orden” para que varias personas que salieron de la sede sindical, los golpeasen.

 

Comentarios