El arroyo San Lorenzo transformó sus clásicas aguas marrones en un verde muy intenso

En la desembocadura en el río Paraná, y aguas arriba (por lo menos 500 o más metros) el curso del arroyo se pobló de camalotes. Igual, eso no impide el tránsito de embarcaciones


Desde hace unos días, el cauce del arroyo San Lorenzo viene poblándose de las tradicionales plantas acuáticas que el río Paraná arrastra con cada creciente desde el norte del país: los camalotes.

El fenómeno es visible en la zona de su desembocadura y por lo menos 500 o más metros aguas arriba; en el puente sobre la avenida San Martín, por ejemplo, reina una gran cantidad de este tipo de plantas que hace que el curso hídrico se vea de color verde.

Por el momento, más allá de los inconvenientes que generan, los camalotes no impiden la navegación.

Comentarios