El “cerebro” que maneja la energía de la provincia

La EPE se apresta a inaugurar un centro de control en Rosario que operará todo el sistema eléctrico.


“Contamos con dos generadores que son el cerebro operativo de la EPE: desde este nuevo Centro de Control de Operaciones se maneja el sistema provincial y estamos comprando tecnología con una inversión de 10 millones de dólares”, afirmó orgulloso el presidente de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), Daniel Cantalejo, durante una recorrida por las flamantes instalaciones de Ovidio Lagos al 3500, que para diciembre próximo estarán funcionando a pleno.

La provincia cuenta con 61 estaciones transformadoras, 12 están en Rosario y hay una próxima a inaugurarse en San Martín al 4300. “Vamos a cumplir seis años de gestión y hemos levantado una estación transformadora por año; en los años anteriores Rosario sumaba una estación transformadora cada cuatro o cinco años; esto nos permite cambiar los cables viejos por nuevos, con lo cual damos confiabilidad en los lugares donde se repetían cortes”, agregó el presidente de la empresa.

Además, Cantalejo aprovechó para mostrar uno de los laboratorios móviles que detectan fallas subterráneas. La ciudad cuenta con dos mil kilómetros de cables enterrados y cuando hay una falla bajo tierra, los modernos sensores captan dónde hay una pérdida. “Compramos cuatro móviles, dos para alta tensión y dos para baja: dos estarán en Santa Fe y los otros dos en Rosario, con personal idóneo las 24 horas. Una vez detectada la falla, asiste la cuadrilla subterránea, hace el pozo y repara la falla. Con esta tecnología bajamos notoriamente el tiempo de interrupción de los cortes”, expresó el funcionario.

Por su parte, el jefe del área operaciones de la EPE, Marcelo Cassin, destacó lo importante del nuevo Centro de Control que estará en funciones antes de fin de año y que demandará que personal viaje a capacitarse a la empresa General Electric, en Estados Unidos, proveedora de los insumos: “En 1999 se compra el sistema de telecontrol y telesupervisación de toda la provincia y se instala en este edificio (Ovidio Lagos y Seguí); hoy compramos un sistema que renueva absolutamente el sistema de telesupervisión de alta tensión, que cubre 2.200 kilómetros de línea de toda la provincia. Un operador desde acá toca un botón y abre un interruptor en Villa Ocampo, Rufino o en Tostado, el control de tensión de Reconquista, Venado Tuerto, Rafaela. Todo desde acá. Cuando se tomó la decisión política de comprar un nuevo sistema de telecontrol, también se tomó la decisión de ponerlo en un lugar acorde a las circunstancias como el que vamos a inaugurar”.

El nuevo Centro de Control de Operaciones cuenta con tres áreas vinculadas: operaciones, administración de mercado eléctrico y sistema de control. “Los operadores supervisarán todo on line. Por las pantallas verán la red de toda la provincia: podrán supervisar los 2.300 kilómetros de línea de 132 kw, tendrán la gestión de todos los flujos de potencia, de toda la red, el control de tensión, la planificación de la operación, el mantenimiento, más de 500 alimentadores y distribuidores rurales entre 33 y 13,2 kw que es el nivel de tensión de distribución, se hará desde acá con los equipos nuevos”, apuntó Cassin, quien además explicó que entre agosto y septiembre se realizarán los ensayos y capacitación. “Contaremos con una sala de servidores inmensa, será la empresa que tenga el sistema de servidores de telesupervisón más moderno de la Argentina, con una inversión de 6 millones de dólares”, añadió.

Cantalejo, finalmente, dijo que éste es un proceso de “recuperación gradual de la empresa, donde el principal logro es la inversión. Todo esto es el resultado de una política que ya lleva cinco años, con una visión integral, donde no sólo está la obra eléctrica, sino todo lo complementario: la tecnología y el personal, que nos catapulta como una de las empresas con mejor tecnología del país en la distribución de energía. Hemos logrado una inversión sostenida en el tiempo”.

Un traje que salva vidas

En el nuevo edificio de la Empresa Provincial de la Energía de Junín y Provincias Unidas continúan con la entrega de los uniformes ignífugos para el personal. Para ello, la empresa debió invertir 8 millones de pesos.

“Cada traje de protección tiene un valor de 3.300 pesos. Somos la única empresa eléctrica del país que tiene este tipo de protección para la totalidad de trabajadores que trabajan con riesgo eléctrico. Estamos entregando 40 uniformes por día con la capacitación que requiere, ya que necesita un lavado especial y no puede estar roto. Se han entregado ya 350 y tenemos que llegar a 2.200 trabajadores en la provincia. Los accidentes que se producen en baja tensión no son por contacto, sino por un aumento de la temperatura y un pantalón común se puede prender fuego solo; de esta manera, con la prenda adecuada se achican los márgenes de accidentes”, expresó Daniel Cantalejo, titular de la EPE.

Fuente: El Ciudadano

Comentarios