Complejo Oleaginoso, orgullo de la región: la producción de cada obrero se distribuye en más de 100 países

Su holding industrial es el que mayor capacidad de molienda concentra en todo el planeta. Y provee de mano de obra al grueso de la oferta laboral de la zona


El complejo agroindustrial, representado por CIARA-CEC, que coloca a la Argentina como uno de los principales países productores de alimentos del mundo, participó en 2016 con el 44,6 % del total de las exportaciones generadas por el país.

Considerado por el INDEC como el sector exportador más relevante, solo el complejo oleaginoso aportó, en 2016, el 31,4 % (U$S 18,1 mil millones) del total vendido al exterior. Y de esa cifra, el complejo sojero local representó el 95,3 % del total de exportaciones de productos oleaginosos.

Comprende las exportaciones y pellets de soja (54,9% del complejo oleaginoso, U$S 9,9 mil millones), aceite de soja (22,6 %, U$S 4,1 mil millones) y poroto de soja (17,4 %, U$S 3,1 mil millones).

Los principales destinos de las exportaciones de harina y pellets de soja fueron la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, la Unión Europea, la Unión del Magreb Árabe y Egipto, entre otros; mientras que de aceite de soja, fueron India y Egipto; y del poroto de soja, China.

Por su lado, el complejo cerealero contribuyó con el 13,2 % (U$S 7,6 mil millones) del total exportado (siempre cifras del año 2016), tras incrementarse en un 36,9 % con respecto al año precedente. Dentro de este conjunto, el complejo maicero representó el 55,7 % (U$S 4,2 mil millones) del total (principales destinos: la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, la Unión del Magreb Árabe, Medio Oriente y Mercosur) y el complejo triguero, un 28,6 % (principales destinos, Brasil y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático).

Asimismo, el complejo oleaginoso es proveedor del insumo aceite de soja al complejo biodiésel, el que contribuyó el año pasado con el 2,1 % (U$S 1.240 millones) de las exportaciones totales, con un incremento del 145,1% con respecto a 2015. El aporte de la cadena de valor de los tres complejos mencionados (oleaginoso, cerealero y biodiésel) fue, en conjunto, del 46,7 % del total de las exportaciones de la Argentina, equivalentes a U$S 27 mil millones.

Con la contribución y el trabajo de este segmento productivo, la Argentina es líder mundial en exportaciones de aceite de soja (48,1 % del mercado global en el ciclo 2016/2017, según datos de este mes de USDA y OilWorld), harinas proteicas de soja (47,4 %) y aceite de maní (34 %); es el segundo exportador mundial de  maíz (18 %) y sorgo (11,3 %); es el tercero de grano de soja (6,4 % del total) y harina de maní (15 %); es el cuarto exportador mundial de aceite de girasol (7,4 %) y harina de girasol (7,1 %);  es el quinto exportador mundial de cebada (7,2 %); y el séptimo de trigo (6,1 %).

Fuera de toda esta casi interminable lista de datos estadísticos, que bien sirve para analizar la realidad económica de este sector y su contribución a la economía nacional, vale también destacar algunos items que merecen conocerse para dimensionar los que significa su aporte para la región:

-El complejo oleaginoso argentino, la mayor y más eficiente concentración industrial (“clúster”) del mundo, realizó inversiones directas, desde 1994 a la fecha, por U$S 6.400 millones.

-Tiene algunas de las plantas industriales con mayor capacidad individual de molienda del mundo.

-La producción agroindustrial oleaginosa generada en esta región se distribuye en más de 100 destinos.

-El complejo cerealero-oleaginoso ocupa a más de 250.000 empleados en forma directa e indirecta, y más de la mitad de esa cifra, tiene relación con esta región.

Comentarios