Impunidad

El empresario favorito de Kirchner que dejó una bomba química en Bermúdez

Taselli está siendo investigado por la justicia luego de abandonar la empresa Capitán Bermúdez dejando un pasivo ambiental que puede convertirse en una tragedia para toda la región. El empresario estuvo preso por llevar coimas a funcionarios kircheneristas.


Inspección de la justicia de la planta en Bermúdez

Se podría decir, sin temor a caer en error alguno, que Sergio Taselli, titular de la firma Metropolitano S.A. concesionaria del Ferrocarril Roca, pasó de chatarrero a millonario, tuvo dos empresas en la región al calor de los subsidios del modelo kirchneristas la ex Massey Ferguson – fabrica de tractores en Granadero Baigorria – y Petroquímica Capitán Bermúdez. Así lo indican sus antecedentes donde, de ser un empresario del desguace y la chatarra, pasó a transformarse en uno de los empresarios más acaudalados de la Argentina.

Por primera vez apareció, junto a su hermano Alberto, relacionado con la firma Metropolitano a fines de los años noventa, como accionistas. Ya en el 2000, ambos aparecen como socios de la firma Trainmet, del ex montonero Mario Montoto, muy cercano a Mario Firmenich, que acababa de hacerse con el 51 por ciento de los Ferrocarriles Roca, San Martín y Belgrano Sur. Luego de algunos sonoros forcejeos entre los socios, Trainmet terminó en manos de Electromat, firma de la familia Taselli.

Tres años después, el gobierno le retiró la concesión del San Martín por incumplimiento de las normas establecidas en el contrato. Las mismas que sigue violando en el Roca.

Durante la crisis de 2001, el decreto de Emergencia Económica firmado por el entonces presidente Eduardo Duhalde tenía un punto, el de Emergencia Ferroviaria. Según este ítem, por la falta de dinero estatal para pagar los subsidios, el Estado se responsabiliza a hacerse cargo de cualquier aumento en los costos, ya sea salarial, de insumos o de mantenimiento. El decreto sigue vigente y la última firma la tuvo el presidente Néstor Kirchner, en septiembre de 2006.

“Si pedís un crédito, terminás trabajando para otros” solía afirmar risueñamente Sergio Taselli. Si bien su actividad empresaria en pequeños y medianos negocios mantiene una vigencia cercana a las 30 años, su capital se transformó en fortuna durante el menemismo.

Allí, asociado como contratista chatarrero con la firma Techint S.A., durante el desguace de los viejos ferrocarriles argentinos, “amasó un dineral que le sirvió para erigirse como el líder empresarial que es hoy”, contaron voceros ferroviarios

Taselli llegó a tener 15 mil empleados en todo el país distribuidos en las 30 sociedades donde participa. Un conocido estudioso de las empresas argentinas afirmó, que en el caso de Taselli se observa una constante: “Compra empresas subvencionadas, incumple obligaciones indicadas en los contratos concesionarios -y por algún motivo no recibe presiones gubernamentales- y luego aparece comprando otras empresas, en su mayoría en quiebra, que pone a funcionar bajando drásticamente los costos”.

Petroquímica Capitan Bermúdez

Taselli se hizo cargo hasta 2014 de la empresa productora de cloro que arrastraba severas dificultades económicas producto del cambio de matriz tecnológica de su principal cliente la pastera Celulosa Argentina, aplicando la matriz de negocios con el poder Taselli recibia subsidios del estado para pagar salarios y desguazar las instalaciones de la compañía sin ningún plan de inversiones ni saneamiento.

Los pasivos ambientales son clave para que este tipo de inversiones puedan llevarse adelante en estas empresas con alto impacto ambiental, a la luz de las investigaciones Taselli tenía en su know how con el pago de coimas a funcionarios judiciales y de los ejecutivos para poder cerrar la empresa sin realizar el millonario saneamiento que requiere una empresa de las características de Petroquímica Capitán Bermúdez.

Una alta fuente de la fiscalía comentó a SL24 “el día que llegamos a realizar las inspecciones, por suerte filmando, vimos como dos hombres sin ninguna protección manipulaban “bombonas de gas” altamente cancerigena sin ninguna protección, cuando el hijo de Taselli vio la situación salió corriendo por miedo a que explote todo, especialistas aseguran que la explosión de esas bombonas puede hacer desaparecer un barrio entero” 

Preso

Sergio Taselli quedó detenido el 21 de agosto de 2018 luego de presentarse espontáneamente a declarar ante el juez Claudio Bonadio en la investigación por los cuadernos de las coimas. En dicha investigación, se encontraba imputado como partícipe necesario de la asociación ilícita que condujo, según el fiscal Carlos Stornelli, Cristina Kirchner. El abogado Mariano Cúneo Libarona, a cargo de la defensa del empresario, explicó en su momento a Clarín que la detención respondió a la “imputación general” y a las menciones que le atribuyen en los cuadernos”. “No es él el que figura en las citas y tampoco el domicilio que le atribuyen”, señaló. Taselli permanecerá en la sede de Cavia.

Comentarios