El futuro de la bioenergía y el posicionamiento de este combustible en Argentina para 2030

Especialistas concluyeron que para dentro de unos 15 años, el país se sustentará con “energía verde”. Hoy, paradójicamente, la industria del biodiesel revela una enorme capacidad ociosa


Ayer, en el marco de la “Sesión de Bioenergía” del World Congresss on Oils and Fats and 31st ISF Lectureship Series. “Evolución, Innovación y Desafíos hacia un futuro sustentable”, congreso anual de ASAGA que se lleva adelante en Rosario, tuvo lugar la Keynote, con dos temáticas bien precisas.

Una fue “Futuro de la bioenergía y Análisis de la demanda mundial”, charla a cargo de Víctor Castro, referente de la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO), y la otra, “Uso de distintas materias primas para la elaboración de biodiesel. Impacto el proceso y su calidad”, que desplegó Carlos Querini, del Instituto de Investigaciones en Catálisis y Petroquímica (INCAPE) y del CONICET, entre otras instituciones.

Castro mencionó, en relación a la evolución en la producción de biodiesel en Argentina, que desde 2010 se evidenció un crecimiento sostenido, pero que este año se interrumpió “como consecuencia de la caída en el precio del petróleo y el gas oil”.

“Se estima que la producción mundial de biodiesel se reducirá durante 2015 con respecto a 2014 por la baja en la producción en Estados Unidos, Argentina e Indonesia por estos motivos”, agregó.

El titular de CARBIO aseguró que Estados Unidos y Brasil ocupan los primeros lugares a nivel mundial en cuanto a producción durante este 2015 con un 85% del total. En este ránking Argentina se ubica en el séptimo lugar.

En un balance sobre el crecimiento en la producción de biocombustibles, opinó: “Somos muy dependientes de la economía del petróleo y vamos a tener que dejarla. Hay variables que nos muestran beneficios en inversión en bioenergía, y una de ellas es el precio del carbón, costos de tecnologías de conversión, el costo y disponibilidad de la materia prima y las políticas públicas”.

“Nuestra meta es reducir nuestra dependencia del petróleo, que actualmente es del 99%,y pasar a un  75%; para 2030 apostamos a convertirnos en país con una economía verde y así mitigar el calentamiento global”, concluyó.

Por otra parte, en su presentación Carlos Querini se refirió al uso de distintas materias primas para la elaboración de biodiesel, el impacto en el proceso y su calidad. Dio detalles de “nuevos procesos en la purificación del biodiesel” para disminuir su contaminación en los residuos que quedan en depósitos y tanques de vehículos, y propuso pasar de “plantas en las que se produce biodiesel con metanol, a la producción con etanol”, para así mejorar dicho proceso.

Comentarios