Biodiesel

El gobierno nacional no da respuestas y peligran 9 mil puestos de trabajo

"En febrero fuimos a hablar con el ministro Kulfas y ni nos escuchó. Estamos paralizados y hay industrias que tuvieron que cerrar. En otras, los trabajadores no pudieron cobrar sus salarios", advirtió el dirigente sindical Rubén Pérez.


Representantes de la actividad del biodiesel y bioetanol advirtieron que peligran 9 mil puestos de trabajo en empresas de todo el país y aseguraron que desde el Gobierno Nacional hacen “oídos sordos” a los reclamos del sector. Dirigentes sindicales, delegados y referentes del rubro bioenergético manifestaron su preocupación en una conferencia de prensa encabezada por Rubén Pérez, secretario general del Sindicato de Petróleo, Gas Privado y Biocombustibles de San Lorenzo.

Desde el sector reclaman respuestas de parte de las autoridades de la Secretaría de Energía de la Nación sobre la publicación del precio del biodiesel para septiembre. “Hay 9 mil puestos de trabajo en riesgo porque el Gobierno Nacional va a contramano de la ley”, sentenció Rubén Pérez, quien recordó que “en febrero fuimos a hablar con el ministro (Matías) Kulfas y ni nos escuchó. Estamos paralizados y hay industrias que tuvieron que cerrar. En otras, los trabajadores no pudieron cobrar sus salarios”, lamentó en conferencia de prensa vía aplicación Zoom.

El sindicalista recordó que “Santa Fe es la principal provincia de desarrollo de la actividad. No obstante no tenemos los nuevos precios, no se entrega el producto ni tampoco tenemos el bio necesario para hacer los cortes”. Y reiteró que “no queremos más promesas ni renegar con funcionarios. No puede ser que este gobierno haga oídos sordos ante la necesidad de los trabajadores. Sobre todo viniendo de un gobierno peronista”, cuestionó.

Mario Lavia, en representación de la Federación Nacional, indicó que “el problema se genera en todo el país y nos hemos cansado de acercar situaciones que atraviesan distintas empresas. No hay una política direccionada a la actividad. No lo entendió el gobierno anterior ni lo entiende el actual. El tema no solamente pasa por cuidar las economías regionales, sino también por defender los puestos de trabajo. No hay políticas concretas del Estado Nacional”, enfatizó.

“Estamos en una situación muy crítica porque peligran los puestos de trabajo”, insistió Lavia. “Seguimos apostando a que alguien nos escuche. En provincia de Buenos Aires hay empresas literalmente paradas desde principios de agosto”.

Juan Facciano, referente de la Liga Bioenergética y Presidente de la Cámara Santafesina de Energías Renovables, ratificó la gravedad de la situación que plantearon los dirigentes gremiales que lo antecedieron en la conferencia. “Ninguna pyme tiene acceso a créditos”. Consultado por SL24 sobre si la participación de YPF en la mesa de diálogo aportó soluciones al sector, Facciano fue lapidario: “Es uno de los principales responsables del problema y es quien peor paga. Más que ofrecer respuestas, perjudicó a la industria”.

En esa misma línea, Lavia coincidió: “YPF estuvo en una mesa de diálogo con refinerías y no aportó ninguna solución. Argumentó que eran problemas de las empresas y patearon la pelota. No aportó soluciones, sino trajo inconvenientes”.

Rubén Pérez trazó un paralelismo con lo sucedido tres años atrás con la refinería de Oil Combustibles en San Lorenzo. “No podemos hacer una medida de fuerza con las plantas paralizadas. Estamos atendiendo las problemáticas de los sectores de gas, refinerías y yacimientos. ¿Cómo vamos a hacer una medida de fuerza si las plantas están paradas?”, se preguntó el dirigente sanlorencino.

“Los muchachos se cansaron de pintar caños y ya no queda pintura. En los yacimientos cayeron puestos de trabajo. Y en refinería, del 100 por ciento de ventas del año pasado, hoy están en un 30 por ciento. Y eso que algunas empresas de Santa Fe se la rebuscaron vendiendo gasoil por otro lado para sobrevivir”, advirtió.

El próximo jueves se celebrará una reunión de comisión directiva nacional, de la que también participarán representantes de los 17 sindicatos nucleados en la Federación Nacional. “No descartamos nada. Si este problema estalla, tendrán que hacerse responsables del desastre”, concluyó Lavia.

Comentarios