CountdownToMars

El ingeniero rosarino detrás de la misión que la NASA envió a Marte

Se trata de Raúl Romero, quien estuvo a cargo de controlar el instrumental científico del lanzamiento del “Perseverance Mars Rover”. "Lo que pasa en Marte es algo que lo tenemos en mente hace muchos años", explicó a BCR News.



Minutos antes de las 5 de la mañana tuvo lugar un hecho más que interesante en Cabo Cañaveral, en la ciudad estadounidense de Florida. La Administración Espacial Aeronáutica de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés) puso en marcha la Misión “Mars 2020”, que significó el envío a Marte del “Perseverance Mars Rover”, un robot cazador de microbios que tiene como objetivo buscar rastros de organismos que puedan haber poblado el lugar hace más de 3000 millones de años.

De este operativo, participó el ingeniero rosarino Raúl Romero, quien estuvo a cargo del instrumental científico de la Misión en la que el robot recorrerá el suelo marciano para analizarlo a través de rayos láser, en busca de la existencia de agua y vestigios de alguna forma de vida microscópica, y que funcionará como si llevara geólogos a bordo.

“No soy ningún genio, una de las cosas que me ayudó cuando llegué acá fue la picardía argentina y puse el lomo igual que mi padre y me metí en todos lados y fui aprendiendo de todo y eso me ayudó mucho”, explicó el rosarino que trabaja en la NASA desde hace más de 35 años, en diálogo con BCR News. Y añadió: “Hasta yo quedo asombrado con las cosas que hacen estos genios con los que trabajo”.

“Nosotros trabajamos para los científicos, ellos tienen una idea y nosotros la diseñamos, construimos y la ejecutamos. Eso es lo que estamos haciendo justamente ahora, lo que pasa en Marte es algo que lo tenemos en mente hace muchos años, hace más de 20 años se planificó que tenemos que seguir el agua. En 2003 descubrimos que hace muchos miles de años hubo agua, lagos y hasta océanos en la superficie”, profundizó Romero.

La Misión partió en el cohete Atlas V del Space Launch Complex 41 desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral. El rover a Marte lleva tres instrumentos esenciales: Moxie que tendrá como misión fabricar oxígeno; Sherloc que estudiará si hay materia orgánica en la superficie, y el PIXL que estudiará la química en la superficie.

En tanto, explicó que: “Lo que queremos saber ahora es si se podrá mantener a un astronauta en la superficie, y para eso necesitamos generar oxígeno. Entonces y pare terminar de comprobar si hubo agua necesitábamos instrumentos científicos más precisos”. Y agregó: “Si hubo agua, se supone que también hubo alguna clase de organismos y eso es lo que vamos a buscar”.

Por consiguiente, contó que el proceso no va a ser para nada breve: “Vamos a recolectar entre 30-40 muestras de la superficie que van a quedar dentro del vehículo durante dos o tres años. Luego los sacamos y los depositamos en diferentes partes de la superficie y en 2026 aterrizará otro robot que recolectará las muestras. En 2028 aterrizará otro vehículo que recibirá el paquete que le pase el robot y esas muestran despegarán de Marte, llegarán al Espacio y se las pasarán a un satélite que las enviará a la tierra para ser investigadas, cerca del año 2031.

En otro orden de cosas, es necesario agregar que la fecha elegida coincide con el momento en que la Tierra se encuentra más cerca del planeta rojo (ocurre cada dos años) y, por lo tanto, el viaje será más corto y requerirá menos combustible. No obstante, tardará alrededor de siete meses arribar a destino, es decir que aterrizará en febrero de 2021.

Por otro lado, reconoció que la NASA está trabajando para volver a alunizar en un futuro no muy lejano. “Para 2024 se espera que podamos aterrizar en la luna y eso es muy importante. Vamos a llevar un aparato un poco más grande que un teléfono celular, que fue desarrollado por la gente de Houston, y que contiene distintas muestras de telas que van a usar para saber cuál es la que deben usar los astronautas allí”.

Finalmente, aprovechó la oportunidad para enviar un mensaje a los jóvenes argentinos: “Una de mis misiones cada vez que regreso al país, es tratar de alentar a los chicos de colegios y universidades a través de diferentes charlas. Quedé asombrado y con el corazón bien abierto porque vi que hay capacidad y la ingeniería en Argentina, y por supuesto que los recursos probablemente no son como en Estados Unidos, pero es muy importante lo que tenemos. Hay que alentar a los chicos y demostrarles que si se puede”.

Fuente: BCR News

Comentarios