Político con Twitter

El pajarito y los pajarones

Por Jorge Fossetti


En las últimas semanas, Rosario sufrió no menos de 20 balaceras, entre estaciones de servicio, escuelas, sindicatos, domicilios particulares y locales de comida. La indignación se palpa en la calle, en cada conversación y por supuesto en las redes sociales, particularmente en las de los políticos.

La vieja frase “mono con navaja” hace tiempo que debió haber sido cambiada por “político con twitter”. Algunos no saben, otros no quieren y la mayoría alterna entre tuitear anécdotas cotidianas con la esperanza de parecer más humanos, con publicaciones institucionales y opiniones sesudas con la esperanza de lograr la cucarda de estadista.

El domingo a la noche todos los rosarinos nos sobresaltamos con la noticia de sendas balaceras contra dos conocidos establecimientos gastronómicos; los más sobresaltados fueron lo que estaban cenando en esos lugares y tuvieron que refugiarse debajo de las mesas, por supuesto. Y el lunes a primera hora, pese a ser feriado, los periodistas esperaban sedientos de primicias, al menos las urgentes reflexiones twitteras de la plana mayor de la política local.

El number one provincial, desde la Casa Gris, venía de postear encuentros protocolares con la Embajadora de Polonia y una críptica reflexión sobre el Día de la Soberanía Nacional: “Un hecho que nos invita a reflexionar (…) para construir una provincia que acepte las diferencias pero no las desigualdades”. ¿Qué tendrá que ver la equidad con la flota anglo-francesa?

Pero al día siguiente, ahí sí, luego de la enésima balacera en la ciudad ardida, demostró que no le escapa a la coyuntura y tuiteó… sobre el no-se-cúal-gésimo aniversario de un decreto de Perón sobre la gratuidad universitaria.

El Lord Mayor de la Ciudad, en tanto, venía prudente y pandémico: sus retuits de la semana pasada relevaban las estadísticas de COVID de la Secretaría de Salud Pública, esos números que día tras día, hace 2 años, describen infectados, recuperados, fallecidos, vacunados, ocupación de camas, entre otros, y que a esta altura del apocalipsis viral ya nadie lee y se acumulan en la piecita del fondo de los noticieros.

Recién 48 horas después de El Establo convertido en establo de película de cowboys, se animó a publicar una foto junto al electo senador Lewandowski, ambos con cara de «a ver que podemos hacer con todo este quilombo”. El senador electo se limitó a retuitear.

Los ediles más representativos de la ciudad en la que -mientras tanto- festejamos Colectividades como si nada, aprovecharon para declarar según sus alineamientos. Anita aprovechó a hacer leña de los troncos caídos y en las últimas 24 horas se indignó, citó a Patricia Bullrich (¿pero la concejal rosarina no es ella?), le pegó al presidente y, de paso, al embajador en Chile Rafael Bielsa que como de costumbre, tiene menos diplomacia que una horda de vikingos del siglo XI.

La edil oficialista Maru, cuyos últimos tuits eran casi avisos parroquiales del Consejo, luego de las balaceras del domingo optó por tomarse un descanso de la red del pajarito. Se ve que no había mucho por decir.

Tampoco postearon nada sobre el tema la vicegobernadora, el ministro de Seguridad provincial (su twitter es un curioso álbum de fotos de armas tumberas secuestradas), ni la kirchnerista Norma López. Su flamante compañero, el Concejal de la Calle que no sabe cambiar una goma, tiene su twitter restringido solo para sus “seguidores aprobados”.

Por otro lado, se mostraron digitalmente verborrágicos el diputado Federico Angelini, Roy y opositores varios denunciando a las “mafias” genéricas. Se ve que no escucharon al dueño de Jorgito Jr., quién dijo que él es íntimo de Los Monos y, por lo tanto, los disparos no pueden venir por ese lado.

El nunca bien ponderado senador provincial Traferri, por supuesto está demasiado preocupado con sus cosas, igual se hizo tiempo para contar que propuso una ley para que en todos los edificios escolares de la provincia se hagan simulacros de evacuación de situaciones límites y catástrofes. Está bien, mejor prevenir.

Urgente simulacros de catástrofes para todes.

Comentarios