El patrimonio de Guillermo Moreno creció un 92% entre 2010 y 2011

Así se desprende de su declaración jurada ante la Oficina Anticorrupción. En ocho años, su fortuna se multiplicó por ocho


Guillermo Moreno aumentó un 92% su patrimonio entre 2010 y 2011. Este dato surge de la última declaración jurada presentada a la Oficina Anticorrupción (OA), donde el influyente secretario de Comercio Interior reconoce que su riqueza pasó de $512.247 a $981.073.

Las razones de su crecimiento están en el mercado inmobiliario: en el rubro acreencias Moreno declara que aportó $740.405 al fideicomiso Donato Álvarez 994. Cuando entró a la gestión kirchnerista en 2003, el funcionario presentó un patrimonio de 33 mil pesos. En ocho años, su fortuna se multiplicó 30 veces.

A pesar de que ya alcanzó un capital casi millonario, el funcionario no tiene casa, es dueño de un auto modelo ‘97 y mantiene el negocio con el que llegó a la función pública: una distribuidora de artículos de ferretería que no declara como activo pero sí reconoce los ingresos que le genera.

La declaración jurada del funcionario se conoce en momentos en que la mayoría del Gabinete K y la propia Presidenta gozan, por tercer año consecutivo, de una prórroga para rendir sus cuentas patrimoniales de 2011 a la Oficina Anticorrupción. Si bien el plazo finalizó el 6 de julio, el mismo organismo lo amplió hasta el 3 de agosto.

El año pasado, a Moreno su negocio le aportó $245.570 de ganancias y no fue el único rubro con alta rentabilidad: los títulos públicos del gobierno nacional le dieron beneficios por $387.358 y su sueldo como funcionario le aportó $309.113, un 36% más que el año anterior. En 2010 el Estado le pagó $226.504 por su trabajo.

Acompañando las últimas preferencias de la presidenta, Moreno es un ejemplo de ahorro en pesos y de confianza en el Estado. Su patrimonio sólo contiene dinero en moneda nacional y lleva años invirtiendo en bonos nacionales y provinciales.

Según informó a la Oficina Anticorrupción, el funcionario aportó 740 mil pesos al fideicomiso Donato Álvarez 994 gracias a ingresos propios. Esta inversión hizo duplicar su patrimonio de un año a otro.

Al asumir como secretario de Comunicaciones en 2003, Moreno declaraba una economía muy modesta (33 mil pesos), en 2006 dijo tener activos por apenas 66 mil pesos y en 2007 su presentación ante la OA tampoco era pomposa -$ 127.469 pesos- pero le valió la apertura de una investigación por enriquecimiento ilícito en la justicia federal. El funcionario no había consignado una consultora registrada a su nombre y el de su pareja, Marta Cascales, y tampoco informaba sobre una casa en La Boca que heredó de su padre.

Aquella investigación terminó en un sobreseimiento que fue apelado por la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) pero el recurso fue rechazado por la Cámara Federal. En mayo pasado la Corte Suprema avaló a la FIA para que sostenga su apelación.

Moreno lleva nueve años defendiendo las políticas kirchneristas. Con polémicas y controversias de por medio, como el manejo férreo del que se lo acusa en el INDEC, fue ganando cada vez más espacio y protagonismo. Cristina Fernández lo menciona cada tanto en sus discursos y hasta se floreó con él en la reciente gira por Angola. Siempre se dijo de él que era un hombre honesto.

Sin embargo, son varios los empresarios y funcionarios y ex compañeros de militancia que comenzaron, en los últimos meses a deslizar que recibe “favores, regalos y atenciones” a cambio de liberar containers trabados en la Aduana.

Hasta ahora esas “gestiones” se adjudicaban a los satélites del secretario: su hijo Juan Pablo, que creó en 2009 junto a su pareja M&F Asesores, cuyos clientes eran en su mayoría proveedores del Estado; o de la propia Cascales, su pareja de 71 años -quince años mayor que él- que adjudicó a su mala memoria el hecho de haber declarado en 2009 a nombre de Moreno unos 400.000 pesos que el secretario omitió presentar en su declaración jurada.

Fuente: Los Andes

Comentarios