El recuento definitivo de votos de las elecciones se inicia mañana y durará no menos de una semana

Ayer, el gobierno provincial dio por finalizado el escrutinio provisorio el 95,45 por ciento de las mesas. Falta escrutar 347 mesas (el 4,55 por ciento), lo que significa más de 100 mil sufragios.


Mañana a los 8 comienza el recuento definitivos de votos para determinar los resultados finales de las elecciones del pasado domingo y sí determinar quien será el próximo gobernador de Santa Fe.

El lugar será la sede del Tribunal Electoral, en la capital provincial, y allí los fiscales acudirán para seguir bien de cerca los resultados. Como es costumbre, se recontarán votos de cada departamento, comenzando con Belgrano y concluyendo con Vera, respetándose el orden alfabético.

En el medio, dos departamentos acapararán la mayor atención: Rosario y Santa Fe. Primero, porque la cantidad de electores definen cualquier contienda, y segundo, porque cada departamento posee una tendencia definida a favor de uno y otro candidato, en este caso, Rosario para el Frente Progresista, Cívico y Social, y Santa Fe, para el Frente Justicialista para la Victoria.

El gobierno justificó la decisión de clausurar el cómputo, ayer lunes a las 5.21 de la mañana, por entender que los telegramas de 304 mesas habían sido “desestimados” por el Tribunal Electoral. A ello hay que sumar la suerte de otros 43. “Las mesas están identificadas y los fiscales tienen copia de los telegramas desestimados, no se han visto grandes falencias en esos documentos como sí ocurrió en las Paso; esta vez hubo un criterio más estricto desde el Tribunal para su valoración”, aclaró una de las fuentes consultadas.

Estas urnas generan más atención en los fiscales que el recuento de votos en sí. Es que el 4,55 por ciento aún por contar significa ni más ni menos que 100 mil votos. Claro que el recuento no es para descartar, pues entre  los sufragios en blanco, anulados, impugnados y recurridos, suman unos 120 mil. Suficiente cantidad para que cualquiera de los tres candidatos en carrera puedan alzarse con el triunfo.

Hasta ahora Miguel Lifschitz, el referente del Frente Progresista, Cívico y Social, está al tope de la elección a gobernador con una ventaja de una décima (0,11 por ciento) y 2.100 votos sobre Miguel Torres del Sel, el candidato del PRO, y 26 mil votos arriba (1,44 por ciento) de Omar Perotti, el postulante del Frente Justicialista para la Victoria.

De acuerdo a las proyecciones privadas de encuestadoras y de cada bunker partidario, el crecimiento de cada una de las fuerzas en disputa proyecta también un crecimiento en votos a cada una, aunque no de manera pareja.

Tal lo dicho, el grueso de las mesas por contar pertenecen a los departamentos Rosario y Santa Fe, donde las preferencias se volcaron preferentemente  Lifschitz y Perotti, respectivamente. De sostenerse esta tendencia, haría que el socialista estirara su diferencia con Del Sel, y el peronista Perotti proyecte un también crecimiento que lo lleve a superar al ex Midachi, aunque no le alcanzaría para alzarse con un triunfo.

Claro que estas son todas especulaciones y recién mañana comenzarán  verificarse los resultados. Será una semana de alta tensión para las tres fuerzas en pugna a fin de decidir quién se alza con la gobernación. Respecto al resto de los cargos, salvo alguna que otra excepción, no tienen discusiones.

 

Comentarios