El recuerdo del tornado: «Nos despertamos con una impotencia indescriptible, pero fue la gente la que sacó a San Lorenzo adelante»

Armando Traferri, hoy senador y por entonces intendente de San Lorenzo, recordó la mañana del 29 de agosto de 1993. "Por suerte se dio en un horario en el que la gente no estaba masivamente en la calle", dijo.


El tornado del 29 de agosto de 1993 quedó grabado en la retina de todos los sanlorencinos. De alguna u otra manera todos fueron afectados; directamente con daños en sus propiedades o indirectamente al ver los destrozos que padeció la ciudad en su casco histórico.

El intendente de la ciudad ese día era el actual senador provincial Armando Traferri. «Lo primero que me viene a la memoria es el tapial del Convento caído, el tinglado del Colegio Santa Rosa destrozado, el galpón de Querzé prácticamente corrido a la calle. Fue realmente muy fuerte», recuerda el mandatario.

«Nos despertamos con el tornado, con una sensación de impotencia indescriptible. Pero la ciudadanía reaccionó muy rápido y la colaboración de todos fue total y fundamental para reponernos», señaló Traferri, que también lamentó «la pérdida de muchísimos años de forestación». «Muchísimos árboles se perdieron, incluido el retoño del Pino Histórico que habían plantado en el Campo de la Gloria el General Juan Domingo Perón y su esposa Eva Duarte».

El tornado es un recuerdo, quizás uno de los más grandes que quedó en la memoria colectiva de los sanlorencinos. De esos recuerdos que, de alguna manera, nos afectan a todos.

Comentarios