El remate a sede vecinal sanlorencina solo se supera si le pagan a Pedro Rodríguez

Así lo indicaron vecinalistas del barrio Moreno, sobre cuya sede edilicia pesa una orden de subasta. “Estamos cerca de acordar un plan de pago”, indicaron. El ex funcionario municipal había adelantado que quería cobrar


El pedido de remate que pesa sobre la sede de la vecinal del barrio Moreno, de San Lorenzo, podría superarse si las negociones que emprenden los vecinalistas con Pedro Alberto Rodríguez, el demandante, llegan a un buen final.

Hugo Ludueña, presidente de la entidad, confirmó a sl24 que los abogados que representan a la vecinal “”tienen acordado en un 70 por ciento un principio de entendimiento”.

El valor de lo reclamado, que motivó el pedido de subasta, “ronda entre los 10 mil a 15 mil pesos, no tengo una cifra exacta para indicar pues esto será resuelto en el convenio final”, expresó el dirigente.

Aunque tampoco pudo precisar que tiempo demandarán las negociaciones, adelantó que en pocos días más, al menos es su anhelo, terminaría por cerrarse.

Para la cancelación del dinero reclamado, Ludueña expresó que la vecinal será quien lo desembolse. Al menos, es lo que dejó entender sobre quien firmará el acuerdo. La manera de obtenerlo será, una parte, absorbido por fondos genuinos, y otra, con algún subsidio que podría aportar el municipio o algún crédito a tomar.

Pedro Alberto Rodríguez, ex funcionario municipal sanlorencino, inició una acción legal por cobro impagos de honorarios contra Ángela Giordoni, allá por 1982, porque los servicios contratados al profesional nunca les fueron pagados.

Después de 30 años de actuaciones, la Justicia ratifica un fallo a favor de Rodríguez y, para cumplir lo sancionado, inicia acciones contra algún bien de esa persona, resultando que los terrenos donde está construida la sede vecinal (edificados en la década del 70) se hallan aún a su nombre. De ahí el pedido de remate.

¿Cómo los terrenos de la vecinal figuran a nombre de otra persona?

“Evidentemente, nunca se hizo la escritura como corresponde a nombre de esta asociación vecinal; ahora vamos a ponernos, una vez terminado este litigio, a regularizar todos los papeles dominiales”, respondió Ludueña.

Consultado sobre algún posible renunciamiento de Rodríguez a dicho cobro, por tratarse de un caso donde es la vecinal la que debe responder por un tercero (Ángela Giordoni, la demandada), y que, precisamente por tratarse de una asociación sin fines de lucro, y más aún por entender que Rodríguez fue funcionario público durante años, Ludueña fue contundente: “Nunca tuvimos un contacto directo con él, ni nos hizo saber de renunciamiento alguno, por el contrario, la resolución judicial está vigente y si no pagamos nos rematan la sede vecinal”.

Acerca del paradero de Ángela Giordoni, nada parece saber nada de esta persona.

Comentarios