El San Lorenzo del futuro no tendrá sanlorencinos

A partir de un cambio en la ley que registra los nacimientos los niños que llegan al mundo son anotados en la ciudad que nacen. La tasa de natalidad en San Lorenzo bajó más del 50 por ciento en una década.


Sea por la elección de los padres o por las insuficiencias que tiene el sistema sanitario regional, la mayoría de los “nuevos habitantes” de la ciudad de San Lorenzo nació o está por nacer en Rosario. Bueno, sepan los padres que tendrán entonces –y esto no es una ofensa, obvio- hijos rosarinos.

Con la promulgación el 1º de octubre de 2008 de la ley 26.413, la “ley de los nacimientos”, “los alumbramientos se registran en el lugar donde nace la criatura”, dejando de lado la costumbre anterior que le daba al padre la opción de anotar al niño en el lugar donde nació o en el domicilio particular. En simultáneo a la norma, en Rosario se creó un registro especial donde se anotan todos los nacimientos que se dan en los distintos centros médicos (sean públicos o privados) de esa ciudad.

“Los certificados de nacido vivo que antes se los llevaba el ciudadano y los presentaba al Registro Civil de su ciudad ahora no llegan más a las manos de ese padre. Sino que el trámite se hace directamente a través de esa dirección creada para el caso”, explicó a agenda José Accursi, jefe de la oficina mencionada.

Con este cambio “las inscripciones de nacimientos han bajado notoriamente en San Lorenzo. En los últimos pasamos de completar dos libros de 600 fojas o no poder ni siquiera completado uno”, comentó Accursi. En este sentido, el director del Hospital local “Granaderos a Caballo” Dr. Humberto Delgado marcó que “en los últimos 10 años la cantidad de nacimientos producidos en San Lorenzo bajó un 50 por ciento y por estos días se registran sólo entre 25 y 30 partos por mes”.

“Hoy la mayoría de los chicos que viven en San Lorenzo nacieron en Rosario, es decir que son rosarinos. Lo que mermó en San Lorenzo ahora es el número de inscripciones, de manera que los chicos que viven acá son rosarinos”, reflexionó Accursi al notar la particular situación.

La explicación de este fenómeno es sencilla, aunque tiene un motivo algo más profundo. El hecho de que la salud (pública y principalmente privada) de San Lorenzo no está apta para seguir teniendo tantos nacimientos.

A partir de la regionalización de la salud los servicios de embarazo y nacimiento se han dividido en regiones o nodos, quedando el Hospital de San Lorenzo en el llamado nodo Rosario. Sumado a eso, vale decir que el Ministerio de Salud provincial dispuso que en nuestra zona los embarazos que son considerados de riesgo sean derivados al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria.

“Tiene que ver principalmente por el riesgo en los embarazos. Los que son considerados de alto riesgo son derivados directamente a Baigorria o a algún nosocomio de Rosario, donde muchos centros asistenciales cuentan con sala de neonatología”, explicó el Dr. Delgado y dijo: “El de San Lorenzo es un hospital de mediana complejidad y no cumple con ciertos requisitos para poder llegar al siguiente nivel”.

Es que el de San Lorenzo es un hospital donde, más allá del admirable esfuerzo de muchos de sus médicos y enfermeras, aún quedan por conseguir muchos recursos. Entre los más preciados (relacionados con el tema tratado en esta nota) médicos pediatras y obstetras.

En las localidades pequeñas de la zona la situación se ha profundizado al punto de llegar prácticamente a la tasa de 0 nacimientos por mes. “Quizás antes no llegaban a tener 5 partos mensuales y hoy directamente no tienen; y los nacimientos que se producen, todos, se dan directamente en Rosario”, explicó el Dr. Humberto Delgado, a lo que sumó: “No se justifica tener una sala de maternidad donde sólo se producen 2 partos mensuales”.

Así, con una tasa de natalidad local cada vez más baja que descendió más de 50 puntos en 10 años, San Lorenzo se está quedando sin sanlorencinos de nacimiento. Si la tendencia continúa y no se revierten los números, cosa posible sólo con la aparición de una clínica médica que permita que los niños nazcan aquí, el San Lorenzo del futuro no tendrá sanlorencinos

Comentarios