Coronavirus

El santafesino que trabaja junto a Oxford para conseguir la vacuna del COVID-19

Se trata del rosarino Pablo Panella, vicepresidente sénior y jefe global de desarrollo respiratorio e inmunológico de AstraZeneca, la empresa que labora junto a la universidad inglesa en pos de conseguirla.


Pablo Panella es rosarino y vicepresidente sénior y jefe global de desarrollo respiratorio e inmunológico de AstraZenecaactual

La semana pasada, trascendió que la Universidad de Oxford, en Londres, superó las fases tempranas de prueba I y II  en la que se investigaba si el medicamento para lograr la vacuna contra coronavirus era seguro, tenía actividad y una mínima eficacia que debía ser confirmada en un ensayo de “Fase III”, con un número mayor de participantes antes de plantear su comercialización a gran escala.

Los primeros ensayos clínicos de la vacuna experimental contra el covid-19 de AstraZeneca, desarrollada por la Universidad de Oxford, produjeron una respuesta inmunitaria importante y demostraron ser seguros para los pacientes. El ChAdOx1 nCov-19, se hace de un virus llamado ChAdOx1, una versión debilitada del adenovirus que causa infecciones en chimpancés.

AstraZeneca es una de las principales compañías farmacéuticas de cuidados médicos del mundo, dedicada a la investigación, desarrollo, fabricación y comercialización de productos por prescripción y el abastecimiento de servicios de cuidados médicos.

El rosarino Pablo Panella, fue nombrado vicepresidente sénior y jefe global de desarrollo respiratorio e inmunológico de AstraZeneca a comienzos de este año. “Por un lado, la vacuna, demostró que es segura en un grupo de pacientes relativamente acotado y por el otro que es capaz de producir una respuesta inmune del organismo ante la presencia del virus”, explicó en declaraciones a BCR News. Y agregó: “Esto es importante y si bien es una buena noticia porque significa que la vacuna tiene actividad, no necesariamente implica que haya demostrado una eficacia definitiva y que esté lista para el uso humano”.

“Lo que se requiere ahora es avanzar en la “Fase III”, la última de este tipo de ensayos clínicos, que ya está funcionando en una serie de países y que esperamos que esos resultados estén disponibles en el mes de septiembre y a partir de allí podamos concluir si la vacuna es eficaz, útil y disponible para el uso humano”, aseguró Panella.

“Lo que uno estudia en las fases tempranas de cualquier vacuna es ver si es o no eficaz en contener al agente patógeno y si daña a la persona que la reciba. Ahora, cuando llega a la Fase III se prueba en una mayor cantidad de pacientes que permita proyectar a nivel poblacional y con una cierta potencia estadística el efecto medicinal, pero al mismo tiempo reafirmando la seguridad que vimos en las fases tempranas. A partir de allí, si todo sale bien pasaría a estar a disposición de los pacientes”.

Hay dos aspectos en la aproximación que hemos tenido nosotros con la universidad de Oxford; la manufactura y el acceso. Realmente todavía es temprano para saber cómo va a evolucionar este virus en el largo plazo, es decir no sabemos si tenderá a desaparecer o va a permanecer en la comunidad como pasa con la gripe. Ante esto, y en lo que tiene que ver con el accesocomo compañía nos hemos comprometido en hacer disponible esta vacuna al costo, para maximizar la capacidad de acceso a la mayor cantidad de gente posible”, reconoció Panella.

Desde el punto de vista de la manufactura, y sabiendo que la cantidad de gente que va a tener que ser cubierta es enorme, hemos acordado con diferentes gobiernos y organismos multilaterales avanzar en la producción a riesgo, y generar capacidad de producción de la vacuna para que a partir de fines de este año podamos empezar a hacer viable la disponibilidad de estos volúmenes en caso de que los ensayos sean positivos”, argumentó.

En lo que respecta al tiempo concreto en el que la vacuna podría llegar a la gente, el directivo de la compañía farmacéutica, fue mesurado y explicó: “El primer paso ahora es tener los resultados clínicos en la mano y saber si la vacuna es eficaz. En este sentido, estamos trabajando direccionalmente con los reguladores de los sistemas sanitarios en cada país del mundo. Si el enrolamiento de los pacientes en los ensayos clínicos avanza como esperamos, estimamos que aproximadamente en septiembre, tendríamos disponibles los resultados de nuestro programa y a partir de allí empezaríamos a utilizarlas. Y continuó: “Si todo esto sucede, se espera que antes de fin de año estén disponibles las primeras dosis y que a principio de 2021 se pueda hacer una distribución más amplia y de forma masiva”.

Por otra parte, Panella destacó que durante este proceso fue fundamental la posibilidad de que “diferentes gobiernos, industrias privadas y academias hayan trabajado y colaborado de manera conjunta”. “Es por esto que la financiación de muchos de estos programas de investigación y producción, son el resultado de aportes público-privados que permitieron acelerar los tiempos de desarrollo clínico y la disponibilidad de la vacuna en caso de ser exitosa”.

Finalmente, el propio Panella reflexionó: “Esta situación nos ha tomado por sorpresa como sociedad y nos tiene que servir como aprendizaje para el futuro en el sentido de cómo tenemos que preparar nuestro sistema sanitario, que tan importante es invertir en esto, pero además en como podemos trabajar juntos como sociedad y colaborar a nivel mundial”. Y concluyó: “Si bien es un momento bastante frenético, tenemos la satisfacción de aportar nuestro granito de arena para tratar de ayudar, sabiendo que el nuestro es uno de los tantos esfuerzos que están sucediendo a nivel mundial”.

Fuente: BCR News

Comentarios