El temporal hizo perder el 70% de la cosecha de maíz

El Ministerio de la Producción de Santa Fe calculó que el temporal que azotó al centro del país afectó en un 70 por ciento de la cosecha de maíz de Santa Fe.


Las piedras y los vientos se sumaron a los terrenos inundados, donde no se podría avanzar con la siembra de soja, programada para estas semanas. A pesar de las lluvias, el norte sigue sufriendo la sequía de principio de año.

Tal como informaron desde la cartera provincial, el 16 de noviembre, en la sede del Ministerio de Producción se realizará la reunión de la Comisión de Emergencia Agropecuaria para avanzar con la declaración de emergencia productiva en la provincia. A las 9 horas, el gobierno recibirá los informes del Inta y demás instituciones intermedias vinculadas a la actividad agropecuaria. Con el diagnóstico en mano, además de lo que corresponde a la provincia, evaluarán pedir a Nación la emergencia productiva en la región.

“Tenemos un marcado problema en el centro-sur, donde los daños por viento y piedra en el maíz habrían dañado un 70 por ciento. Tenemos vastas zonas anegadas, suelos y pisos saturados que afectan el trigo, que justamente está por levantarse. Pero también hay que sumar que no se podría sembrar la soja por lo que las perspectivas no son buenas”, explicó, en diálogo con El Ciudadano, el ministro de Producción, Carlos Fascendini. También confirmó que el gobierno provincial ha recibido numerosos pedidos de declaración de emergencia productiva de las localidades del sur santafesino.

Con este panorama la zona de mayor producción en Argentina, entre la que se encuentra Santa Fe, sufrirá una importante disminución. “El temporal ocurrió cuando se calculaba una buena cosecha y que se iba a superar en un 30 por ciento lo hecho a nivel nacional el año pasado. Se preveía llegar a las 100 millones de toneladas, objetivo muy lejano. Y más si vemos lo que le está pasando a Buenos Aires y Córdoba también”, apuntó el funcionario.

La zona centro-norte –9 de julio y San Cristobal– no presenta daños por el temporal. Todo lo contrario, insistió el ministro, las lluvias fueron menos –con un máximo de 40 milímetros– y no lograron revertir el “stress hídrico” de la sequía que arrastra desde enero. En particular, la cuenca cañera –zona de Villa Ocampo a Las Toscas– perdió su producción al igual que los productores algodoneros. En total, serían unos 250 productores que necesitarían, tal como marca la política productiva nacional, asistencia en forma de beneficios impositivos o créditos blandos, entre otras medidas paliativas. Cabe recordar que la falta de lluvias en cinco departamentos durante el año pasado afectó a unas 6 millones de hectáreas en Santa Fe.

Comentarios