Tiro al arco: el timbuense Daniel Cannelli cayó en los Juegos Panamericanos

El atleta perdió ante el campeón mundial de este deporte Brady Ellison por 6 a 2 en el campeonato que se está llevando a cabo en la ciudad canadiense de Toronto


El timbuense Daniel Cannelli cayó en los Juegos Panamericanos de Toronto, Canadá, ante el estadounidense Brady Ellison por 6 a 2. El norteamericano es campeón mundial de este deporte.

Cannelli clasificó entre los mejores dieciséis del continente de este deporte.

Historia del Robin Hood timbuense

Daniel tiene 47 años y es gerente de uno de los bancos más importantes de Rosario.  Es oriundo de la localidad de Timbúes.

Junto a su hijo Julián, de 17 años, representa al Club Fábrica de Armas, en donde sábado tras sábado despuntan el vicio de tirar la flecha, aunque de una manera más profesional.

“El tiro con arco, más allá que es una pasión, a mí no me va a dar de comer. Quizás mi hijo pueda viajar más y tirar en el exterior. Pero mi caso es diferente. Yo viajé a un torneo a nivel mundial en México y estuve en la línea de tiro con 100 arqueros entre los cuales había muchos que habían estado en Juegos Olímpicos. Sin embargo, yo vivo de mi trabajo en el banco”, cuenta Daniel Cannelli, para quien fue clave el destino para enamorarse del arco y la flecha.

“Todo comenzó en 2008 cuando estaba como gerente de una sucursal bancaria en la ciudad de Las Parejas. Vivía allí de lunes a viernes y luego viajaba hacia Timbúes, de donde soy. En los ratos libres no sabía qué hacer… pero una tarde salgo de una reunión, voy a buscar el auto y en la vitrina de una armería había un arco que me llamó la atención. Justo esa semana había una exposición agroindustrial entre Cañada de Gómez y Armstrong a la cual fui invitado por el banco; dentro de la muestra había un stand enorme de la editorial Perfil con dos carpas: una de la revista Noticias y otra de Weekend. Justo cuando paso por el frente de esta última carpa observo a dos personas tirando, me metí y miré cómo se usaban los arcos. Escuché la técnica para tirar y vi la distancia, que era de siete metros; si acertabas el blanco te llevabas de regalo un llavero y una gorra. Me toca el turno para tirar del lado izquierdo con un arco derecho, cuando levantamos el arco los tres que estábamos el instructor me frena y no me deja tirar, pasa un rato y me dicen: ‘vos ya tiraste con anterioridad, ya sabés cómo es’. A lo que les respondo que no, que era la primera vez. Tiré, acerté en el blanco, me llevé la gorrita y me dijeron que vuelva al otro día. Volví a ir todos los días que estuvo la exposición. Así arranqué en esto”, recuerda Daniel. Y agrega: “Ahí fui hasta la armería en Cañada, compré el arco en 350 pesos, 6 flechas de madera y le pedí a un cliente que tenía del banco que me deje ir a su campo a tirarle a los fardos. Y desde ahí no paré más”.

“Luego me metía en Internet y copiaba la forma de pararse para tirar, cómo había que agarrar el arco, buscaba la técnica y así encontré el club Fábrica de Armas acá en Rosario donde me acerqué. Eso fue en julio de 2008, mientras que en noviembre del mismo año el presidente del club me invita a un torneo y participé en la categoría escuela en la distancia de 20 metros, donde gané el certamen en mi división. En 2009 pasé a la categoría mayor, en 2010 quedé sexto en el ranking a nivel nacional e ingresé a la selección argentina. En 2011 me mantuve en el seleccionado, en 2012 quedé como número uno de Argentina dentro del seleccionado y el año pasado también formé parte del combinado nacional. Y en este 2014 ya voy por mi quinto año consecutivo defendiendo la celeste y blanca”, dijo.

“Al tiro con arco lo busqué como una distracción, pero encontré una pasión. Me sirve porque te enfocás en cumplir objetivos, pues traslado las metas de mi trabajo”.

 

La otra faceta: ayuda a los chicos de Timbúes

Más allá de su trabajo diario como gerente de uno de los bancos más importantes de Rosario y de practicar cada tardecita con el arco en el fondo de su casa, Daniel Cannelli también tiene otra faceta: la de ayudar a los chicos de su querido Timbúes.

Y el propio protagonista la cuenta: “El año pasado presenté en Timbúes un proyecto ante la comuna para sacar a los chicos de la calle ofreciéndoles capacitación y entrenamiento de tiro con arco. Es que todos los días veía cuando llegaba al pueblo a pibes en la plaza tirados con botellas y cajas, situación que no me gustaba. Son chicos que lamentablemente no hacen ningún deporte. Así que armé el proyecto con la idea de promocionar en Timbúes el tiro con arco; sólo pedí un lugar físico y algo de material como tres arcos escuela, flechas y protecciones. Se gastó algo así como 5.000 pesos. Sin embargo, se sorprendieron cuando les dije que yo no cobraba nada, que lo iba a hacer para sacar a los chicos de la calle”.

Mientras tanto, a la hora de hacer un balance de la ayuda que le da a su pueblo, Cannelli afirmó: “Hace un año que estamos cada día más firmes con el proyecto; hoy tenemos 12 chicos y por suerte se están sumando de otras localidades como Granadero Baigorria, Fray Luis Beltrán y Puerto San Martín. Los chicos están cada vez más entusiasmados, participan de todos los eventos a los que vamos y las autoridades del pueblo también están más que conformes”.

Más allá de su trabajo y de su entrenamiento, Daniel Cannelli aporta su granito de arena para colaborar en el crecimiento de la sociedad.

Fuente: elciudadanoweb.com

Comentarios