Impunidad

El único acusado de balear la casa de ex gobernador Bonfatti vivía en la casa de un juez

La casa de dos plantas ubicada en La Florida es propiedad del camarista Oscar Puccinelli y estaba alquilada desde hacía cuatro meses


Un doble asesinato mafioso sacudió la mañana rosarina. En un ataque tipo comando, en el corazón de La Florida, fue acribillado a balazos Emanuel “Ema Pimpi” Sandoval, único condenado por el ataque a balazos a la casa de Antonio Bonfatti en octubre de 2013, quien murió en el Clemente Alvarez. En el ataque falleció otro hombre y hubo dos heridos de gravedad.

La balacera fue perpetrada por profesionales, que cortaron la energía eléctrica de la vivienda, rompieron la puerta con una masa y entraron disparando a manalva.

Pasada la conmoción inicial que causó el tiroteo se supo que la propiedad pertenece a un juez y estaba alquilada desde hacía cuatro meses.

“Estaba viviendo en el lugar Emanuel Sandoval, cumpliendo prisión domiciliaria, con pulsera electrónica”, confirmó hoy el fiscal Adrián Spelta en la puerta de la casa ubicada en Pago Largo 654.

El ingreso a la coqueta propiedad de dos plantas es por una puerta doble de madera, que antes tiene un hall de ingreso techado con diez imponentes columnas blancas de estilo clásico. Las paredes son de ladrillo visto, con aberturas en color madera y blanco que le dan un estilo ecléctico.

El techo es a dos aguas, de chapa, con una terraza abierta y en la planta baja, en la esquina, tiene espacio techado para dos vehículos. Se contabilizaron al menos seis cámaras de seguridad en el exterior de la vivienda. Spelta confirmó que en el interior de la propiedad había un sofisticado sistema de seguridad.

“Es una casa con desniveles y en su interior había cuatro personas, si todos vivían ahí no lo podemos saber aún”, agregó el fiscal que además contó que el propietario de la vivienda se comunicó con él. “Hablamos en el transcurso de la mañana y se puso a disposición de la Fiscalía, la propiedad estaba alquilada a nombre de otra persona”, aclaró.

“Familia Lange”, dice en el cartel donde está escrito el domicilio. Lange es el apellido del joven que firmó el contrato de alquiler. No estaba anoche en la vivienda.

 

El dueño de la casa es el juez de la Sala Segunda de la Cámara de Apelación en lo Civil, Oscar Raúl Puccinelli, quien se encuentra de viaje en Costa Rica. La casa la alquiló a través de un agente de bienes raíces, pero el locatario no es Sandoval.

El magistrado reveló a La Ocho que compró la vivienda en 1988 y que cuatro meses atrás la alquiló a través de la inmobiliaria STI Propiedades. Aseguró, además, que ninguna de las víctimas de la balacera figura en el contrato de locación del inmueble y que está en contacto con la Fiscalía y mañana regresa al país.

Un detalle igual vincula la propiedad al apellido que figura en el contrato. “Familia Lange”, dice un cartel con el domicilio sobre la fachada donde hoy mataron a Sandavol. Ese es el apellido del joven que firmó el contrato de locación hace cuatro meses. Su nombre es Matías y tiene domicilio fijado en ese mismo barrio. Al momento del ataque, no estaba en la casa.

El joven que alquiló la casa dijo que Ema Pimpi Sandoval era su
El joven que alquiló la casa dijo que Ema Pimpi Sandoval era su “amigo”.
En declaraciones al programa “Ricciardino 830”, que se emite por La Ocho, el titular de la inmobiliaria STI Propiedades, Mariano Mortelaro, reveló que el contrato se firmó “hace cinco o seis meses” y recordó que “fue un chico de 24 años que vio la casa, presentó las garantías, sin inconvenientes”.

“Con Oscar (Puccinelli) hablé poquito porque no está en el país, se enteró por un vecino y empezamos a hablar, estaba muy sorprendido”, contó sobre su conversación con el propietario y al ser consultado sobre los próximos pasos, respondió: “Esto para mí es totalmente nuevo, no sé como sigue, tengo que esperar que vuelva Oscar”.

Asimismo, contó que hoy habló con Matías Lange, quien firmó el contrato de locación del inmueble. “El papá es el titular de una empresa de RadioTaxi de Rosario y son de acá de zona norte”, contó Mortelaro.

Matías está shoqueado, o lo que yo detecto por teléfono, cuando le pregunté el vínculo (con Sandoval) me dijo que era ‘un amigo’, no sé si pasó la noche ahí, o estuvo unos días o vivía con él, no lo sé, sólo me dijo que era ‘un amigo'”, reveló.

Fuente: La Capital

 

Comentarios