Primero vinieron por mi vecino, hoy vinieron por mi

El veto de Cristina al interventor del SUPA designado por Alberto fue el primer paso

El poder real de Alberto Fernández se vio brutalmente deteriorado por dos movidas que tienen a nuestra zona como epicentro de la batalla.


Puerto Vicentín

Alberto Fernández decidió junto a su Ministro de Trabajo Claudio Moroni designar el nuevo interventor del Sindicato Unidos de Portuarios Argentinos de Puerto General San Martín, se trataba de un joven dirigente que se desempeña en la Super Intendencia del Riesgo del Trabajo, la designación fue publicada en el boletín oficial acto administrativo que deja firme las decisiones del ejecutivo.

Cuando la decisión de Alberto Fernández llegó a oídos de la Vice Presidenta Cristina Fernández de Kirchner el flamante interventor no duro ni 24 horas, fue ella que con un llamado pidió que lo bajaran y que el puesto quede vacante hasta que ella diga quien es el que debe ocupar el lugar. Este fue el primer acto brutal de desautorización de la investidura presidencial.

En relación a la intervención de la empresa Vicentín, tanto Omar Perotti (Gobernador de la Provincia de Santa Fe) como el propio Presidente de la Nación según palabras de Perotti en un almuerzo celebrado hace 15 días en un almuerzo con directivos de la empresa asegurando que no era idea del gobierno nacional nacionalizar la empresa. Este cambio impuesto por el ala dura del Kirchnerismo que responde a la ex presidenta que logró doblarle la mano al Presidente para iniciar un proceso de expropiación, obligó a que colaboradores cercanos al gobernador a dejar sus cargos, como es el caso del Ministro de Producción Daniel Costamagna quien teme por su condición de productor que esto se convierta en una 125 con epicentro de la ciudad de Avellaneda.

La realidad de los estibadores, de la Cooperativa de Trabajos Portuarios como las empresas de servicio de estiba no pueden quedar en medio de una pelea de poder del gobierno nacional, destruir el virtuoso proceso de generación de mano de obra con sistema de reparto de utilidades como el de los portuarios sería un retrocesos central en el derrame de recursos que alimentan el comercio de la región. Si se profundizará las internas por el control del gremio el país en general se vera afectado por la perdida de horas de carga en los buques repercutiendo en el ritmo de ingreso de divisas al país.

 

 

Comentarios