Empleados de industria química de la región se oponen al cierre de una fábrica

Desde el sindicato aducen que la patronal argumenta falta de productividad a razón de la apertura de importaciones y a los altos costos de la provisión energética


El Sindicato Químico de San Lorenzo alertó sobre el posible cierre de American Color (ex Pigmento Delta), una fábrica situada en Puerto General San Martín, a consecuencia de una marcada merma en sus niveles de producción.

Así lo señalaron en un comunicado de prensa en el que citan dichos de la patronal.

“En estos últimos días nos enteramos que la empresa quiere cerrar sus puertas argumentando que no hay producción ni clientes, amenazando con el cierre a los trabajadores sin siquiera tener certeza sobre las indemnizaciones”, expresaron.

“Nuestros compañeros de American Colors, (ex Delta, una Pyme histórica de Puerto San Martín) están atravesando una situación crítica a partir de las políticas que están destruyendo nuestro mercado interno sumado a la apertura indiscriminada de las importaciones, la recesión económica y los tarifazos en luz y gas. Desde nuestro sindicato, junto a los delegados y trabajadores de la fábrica, hemos venido realizando gestiones con la intención de sostener las fuentes de trabajo, el cobro y el poder adquisitivo de los salarios”, acotaron.

Ante esta situación, la comisión directiva gremial convocó  a los delegados y trabajadores a acudir, el próximo martes, a las 10 de la mañana, a una conferencia de prensa que llevarán a cabo en las puertas de dicha empresa, sita en Ramón Rodríguez 434, de esa localidad.

Y junto a ellos, también convocan a “todos los compañeros del movimiento obrero del Cordón Industrial” para exponer la situación denunciada.

“No queremos subsidios al desocupado, queremos trabajar; defendamos la industria nacional y nuestros puestos de trabajo”, concluyeron.

American Color es una empresa que produce pigmentos colorantes y que se hizo cargo de las instalaciones que otrora explotó Pigmentos Delta, una de las tantas firmas que cerraron sus puertas durante la década del 90 en el Cordón Industrial.

Desde su “recuperación”, los empleados denunciaron en varias oportunidades deficiencias en materia de higiene y seguridad laboral,  dado la precariedad  en las que dicha fábrica llevada adelante su línea de producción.

 

Comentarios