Empresarios prevén buen 2013, pero con déficit energético y más presión fiscal

Los empresarios consideran que en materia económica lo peor ya pasó, y estiman una recuperación para el año próximo. No obstante destacan que prosiguen varias cuestiones a resolver, como la presión impositiva y el problema energético.


Los datos se desprenden de la encuesta Expectativa de Ejecutivos, realizada por D’Alessio IROL sobre 246 ejecutivos de empresas socias de Idea en septiembre. Los resultados fueron expuestos en el marco del Coloquio de Idea.

El 34 por ciento de los ejecutivos consultados espera una mejora en el primer semestre del 2013, mientras que un 27 por ciento tiene una perspectiva negativa para el año próximo. “Hay confianza en que habrá mejoras para los primeros seis meses de 2013, las expectativas superan la percepción del período actual”, explicó el economista Dante Sica, al presentar los resultados del trabajo junto a Eduardo D’Alessio.

Otra señal positiva de la encuesta es que descendió del 84 al 67 por ciento el porcentaje de ejecutivos consultados que piensa que la crisis internacional puede afectar en forma negativa a la Argentina, si se compara la encuesta realizada en octubre de este año con la realizada en julio pasado. “Ahora ven a la crisis no como un problema sino como una oportunidad”, dijo D’Alessio.

Si bien los empresarios incrementan sus perspectivas de rentabilidad (30% cree que mejorará y el 28% que se mantendrán), apuntan que el margen de ganancia sigue siendo muy finito y estiman necesario ajustar algunas variables para que no se erosione. Es por eso que el 58% (en 2011 era el 46%) estimó necesario “eliminar impuestos distorsivos” como una medida apropiada para promover la inversión en el primer semestre de 2013. La crítica se centró en el impuesto a las ganancias, pero también en una serie de impuestos provinciales y municipales que crecieron en el país en este 2012.

Por su parte, un 53% reclamó por una “política fiscal que promueva la inversión”, un 52% el “financiamiento de largo plazo” y otro 51% la “clarificación de las reglas de juego”. En materia de inversiones necesarias, el 59 por ciento de los consultados mencionó a la electricidad, el 51% a rutas, el 46% al ferrocarril de carga, el 45 % al gas y el 43 % al petróleo.

Razones del repunte

Según explicó Sica, la expectativa del año próximo está fijada tanto por factores externos como internos: por un lado, un clima en el que se esperan lluvias en América Latina y la continuidad de la sequía en Estados Unidos, que ayudarían a impulsar los precios y la demanda de commodities. Además, se suma un repunte en la economía brasileña –principal socio regional-, así como también de China, destino fuerte de exportaciones nacionales.

Por otro lado, está el tema del retorno del mercado doméstico como motor económico, que pasó de representar el 23% en las expectativas que había para 2012 al 25% para 2013. No obstante, el principal factor de crecimiento para el año próximo estiman que será la diversificación de productos y servicios (un 45% votó esta opción), secundado por el logro de alianzas estratégicas (30%).

En tanto, las elecciones de medio término de 2013 auspician para el empresariado un fuerte vuelco de recursos sobre el mercado interno para incentivar el consumo. A esto se sumará la menor demanda de dólares oficiales, sumada a la mayor oferta de la moneda estadounidense por los factores externos, que hacen prever un alivio del cepo cambiario y una menor restricción a algunas importaciones.

Por otra parte, los empresarios creen que los próximos doce meses “las exportaciones e inversión atenuarán su caída”, en comparación con la medición que realizó la misma consultora en el mes de julio. En cuanto a la inversión, la encuesta indicó que alcanzará “en promedio al 12 por ciento de las ventas contra el 10 por ciento de la medición anterior”.

Comentarios