En 2013, la industria se recuperará de un mal año

La industria atraviesa un año complicado con una economía débil que no logró sostener el crecimiento de los años anteriores debido al impacto de la crisis internacional y al freno del principal socio comercial: Brasil. Hay buenas perspectivas para el próximo año.


Según las estimaciones de la consultora abeceb.com, la industria crecerá en 2013 un 5% cimentada fundamentalmente en la recuperación de la economía brasileña, en una campaña agrícola que se estima volverá a ser récord y un consumo doméstico que se mantendrá en niveles similares.

Competitividad 

Este año los costos en dólares continuaron su camino ascendente, a lo que se les sumaron acuerdos de paritarias que se ubicaron entre el 20% y el 25%, generando un cóctel explosivo que minó la rentabilidad de varios sectores industriales. Con un dólar cuya cotización sube un 8,7% en el año, son varios los empresarios que reclaman “una corrección del tipo de cambio”, una forma gentil de pedir “una devaluación del peso”. Al respecto, Mariano Lamothe, economista jefe de abeceb.com, afirma que este año “hay una pérdida de competitividad, que no implica sólo tener que hablar del tipo de cambio, en la foto no estamos mal, el tema es que si miramos la película hacia adelante ése es el riesgo. Hay muchos sectores que era obvio que en la tendencia a futuro no iban a ser competitivos por la matriz productiva propia del país, que hoy están sintiendo mayores problemas. Obviamente con estos niveles de costos en dólares que está viviendo la Argentina en torno a un crecimiento de entre el 10% y un 15% anual, están perdiendo competitividad rápidamente”.

Pese a que han pasado diez años desde el inicio de la recuperación de la economía en 2002, aún se hace necesario volver aquellos años para comprender parte del presente. Tras la devaluación, las empresas aprovecharon la capacidad ociosa para comenzar con el proceso de sustitución de importaciones, con lo que registraron un fuerte rebote en la producción. Al respecto, Lamothe advierte que será “diferente la situación entre aquellos sectores que invirtieron en mejoras de productividad y aquellos que solamente invirtieron en aumento de capacidades productivas mediante una mayor mano de obra cuando era muy barata”.

Por su parte, Pablo Reale, presidente de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (CAMIMA) afirma que “si bien la rentabilidad de las pymes de nuestro sector ha venido disminuyendo, seguimos manejando rentabilidad, pero más baja. Hoy las pymes no están muy endeudadas, pero sí es cierto que los costos han crecido más de lo que se devaluó la moneda, fundamentalmente el tema del salario. Ahora nosotros creemos que no hay que producir devaluaciones nominales bruscas, coincidimos con continuar con el tipo de cambio administrado, tenemos que ver cuáles son los valores más razonables, que no lo puedo decir yo, pero de ninguna manera la devaluación como corrección de la competitividad ni tampoco la poda de salario, por eso el desafío está en recuperar competitividad a partir de la productividad”.

Para el año próximo, las paritarias seguramente seguirán presionando sobre los costos industriales, ya que con una inflación que se mantendrá en torno del 25% los pedidos gremiales irán en ese sentido. Ante ese panorama, Reale considera que las pymes necesitan que “la inversión vaya direccionada a la innovación en habilidades blandas para mejorar la gestión, la calidad y la cultura de la empresa. Ahora la innovación es un proceso en la pyme que se hace desde dentro de la empresa y con los propios recursos y esto trae dos cosas fundamentales que es reactiva, no es una estrategia sino una respuesta a una presión del mercado, y por ende la segunda característica es de corto plazo. Entonces, en tiempos en donde se revaloriza el valor de la ciencia y la tecnología desde el Estado, necesitamos soporte para que les transfieran tecnología a las pymes a efectos de ser cada vez más competitivas”.

Comentarios