Coronavirus

En 40 días bajaron a la mitad las camas ocupadas por pacientes con coronavirus

En el último parte epidemiológico fue del 25%, cuando el 11 de octubre había llegado al 49%. La baja alivia el sistema sanitario.


Terapia intensiva

La bajante sostenida de casos le está dando un respiro al sistema sanitario de Rosario, que en 40 días bajó a la mitad las camas ocupadas con pacientes con coronavirus, pero el número de muertes sigue siendo alto. El 11 de octubre, las plazas para coronavirus del sector público estaban en 49 por ciento de ocupación, de un total de 95 por ciento de camas tomadas por pacientes. Ayer, el número se ubicaba en 25 por ciento, de un 75 por ciento de camas generales ocupadas. En el último mes, este número fue siempre decreciendo suavemente hasta llegar a la mitad en la que se ubicaba cuando se llegó al pico.

En aquella jornada de octubre, cuando se llegó al récord de uso de plazas Covid, los contagios informados habían sido 740, pero es necesario hacer dos aclaraciones: se trataba de un domingo, días en los que los casos siempre son menos, y Rosario estaba entrando en una semana donde tendría un promedio de entre 1.100 y 1.200 casos positivos diarios. En cambio, este domingo la ciudad registró la menor cantidad de casos positivos de los últimos tres meses y ayer fueron 253.

Como contrapartida se ubican las víctimas fatales. El 11 de octubre hubo 3 muertos con coronavirus en la ciudad, mientras este lunes fueron 17 los fallecidos en la ciudad.

Esta menor cantidad de internados Covid bajó en la parte pública, en donde se ubica en el 25 por ciento, pero en el privado las camas críticas de adultos llegan al 40 por ciento. “Esto se debe más que nada a que son pacientes muy crónicos que hace 20 ó 30 días que están internados. Incluso hay pacientes que hace dos meses que están ocupando una cama de cuidados críticos, porque no terminan de resolver la infección”, explicó a La Capital Carolina Subirá, médica infectóloga del grupo Oroño y asesora del gobierno provincial.

La médica detalló que los internados “quedan dependientes de asistencia mecánica respiratoria, se sobreinfectan y hacen polineuropatías. Este virus afecta e inflama el sistema nervioso central, el cerebro y los nervios periféricos, así que los pacientes quedan con muchísima debilidad, no se pueden ni mover”, detalló la profesional.

Pacientes crónicos

En cuando al perfil de los que sostienen una larga internación, se trata de población que tiene comorbilidades, hipertensos, diabéticos, obesos o con problemas pulmonares previos. Aunque también, subrayó Subirá, “lamentablemente tenemos personas de 26 años que están hace más de 60 días internados. Están los dos grupos: se ve gente joven, de entre 20 y 40 años, pero la mayoría tiene entre 50 y 70 años con comorbilidades”, definió.

Además, la especialista dijo que están viendo menor cantidad de consultas y un descenso en el porcentaje de positividad en los hisopados, que está alrededor del 30 ó 35 por ciento, cuando en un momento había llegado al 70 por ciento. “La verdad que es muy bueno e importante, al igual que la cantidad menor a 100 casos notificados, pero es necesario aclarar que se siguen produciendo muchas muertes, y esto se debe justamente a los pacientes que hace semanas que están internados en cuidados críticos, que no pueden resolver finalmente la infección y fallecen”

Sin embargo, auguró que es factible que a partir del descenso sostenido de casos, haya que esperar “no menos de 20 días para que impacte en el número de camas ocupadas, ya que los pacientes que se internan lo hacen en promedio por ese período”.

Comentarios