Los donó a una escuelita

En fondo del frasco halló elemento extraño ¿Cómo la compensó su fabricante?

Una vecina de Villa La Ribera decidió comunicar la situación a la compañía productora y a los pocos días recibió respuesta ¿Qué le dieron?


Una tradicional empresa de alimentos tuvo un descuido en su sección de embalaje y fue así que dentro de un frasco de malta quedó depositado un pequeño trozo de plástico.

Una vecina de Villa La Ribera adquirió ese frasco y consumió el producto. Ya cuando poco quedaba de la malta soluble, divisó que en el fono estaba dicho elemento.

Ante ello, decidió comunicar la situación a la compañía, donde se comprometieron a compensarla, más allá del pedido de disculpas.

Se trata de la firma Lheritier, que envió numerosos productos dulces, sin cargo alguno, a su domicilio, entre ellos chupetines Pico Dulce, alfajores, caramelos y crema de maní al estilo Mantecol, entre otros.

La damnificada donó dicha compensación a una escuelita de fútbol a fin que los chicos puedan festejar el Día del Niño.

“Les comenté (en alusión a la empresa Lheritier) que formaba parte de una escuela de fútbol, que le daba la merienda a los chicos y pregunté si podía cambiar mi malta por chupetines para el festejo del día del niño”, contó Samanta, la vecina en cuestión.

La compañía aceptó la propuesta y les mandó cajas con sus productos y algo más. “Hoy recibí todo de Lheritier, y no sólo mandaron seis cajas con golosinas, sino también cinco pelotas para los chicos de la escuelita”, contó la mujer.

Fuente: Info Más

Comentarios