Sin futuro

En Santa Fe pararon el fútbol infantil por la violencia

La Liga tomó esa decisión luego de una lista interminable de episodios. Solamente el último fin de semana se suspendieron siete partidos por hechos graves. Los directivos estudian eliminar los clásicos, jugar a puerta cerrada y aplicar el derecho de admisión para bajar los niveles de agresión.


La Liga Santafesina de Fútbol decidió en las últimas horas suspender los torneos de fútbol juvenil e infantil por “los reiterados hechos de inconducta, violencia y falta de respeto a los valores que se pregonan desde los objetivos institucionales de nuestra Liga”.

“Es una decisión drástica que busca poner un punto y aparte para llamar a la reflexión a todos los participantes de nuestras competiciones: jugadores, entrenadores, hinchas, padres y simpatizantes”, indicó en un comunicado la entidad que organiza los certámenes en la ciudad capital y alrededores.

Leónidas Bonaveri, presidente de la Liga, describió algunas de las situaciones que se vivieron en los últimos tiempos en las canchas: “A un árbitro le tiraron agua caliente; a otro, un botellazo; también sacaron un arma en un partido de 5ª división, hubo una gresca generalizada entre los propios jugadores…”.

“Todos los lunes es llegar a la Liga y encontrarnos con un conflicto diferente. Solamente el último fin de semana se suspendieron siete partidos por episodios gravísimos”, señaló el dirigente. “No podemos esperar que pase algo peor. Desde el Colegio de Árbitros nos informaron que hubo 5 o 6 árbitros que renunciaron, que no quieren dirigir más”, agregó.

La cantidad de situaciones violentas son una constante cada fin de semana, contó Bonaveri, como el caso de tres padres que fueron expulsados de una cancha por los dirigentes para que se pudiera desarrollar la jornada con normalidad.

El directivo apuntó directamente a los padres de los padres de los chicos que compiten en los clubes como los causantes de los principales problemas. “Hay mucha competitividad, porque quieren clasificar a la Copa de Oro, porque quieren ganar el clásico de la zona y creen que es algo de vida o muerte. Los padres trasladan eso a los hijos”, expresó.

Una de las medidas que quiere tomar Bonaveri es eliminar los partidos clásicos para bajar los niveles de agresividad. “No queremos que se juegue más. Cuando asumimos la conducción de la Liga ya estaba el fixture armado, pero para el futuro buscamos sacar esos encuentros. Otra posibilidad es jugar a puerta cerrada. Por lo pronto, queremos sentarnos a dialogar con el Ministerio de Seguridad y los clubes y aplicar el derecho de admisión. Hay que tomar medidas porque esto va a terminar muy mal”, señaló.

En la Liga Santafesina de Fútbol participan 54 clubes de 12 ciudades. Entre todos reúnen a unos 9.000 jugadores menores de edad.

Comentarios