Encapuchados se metieron a una casa, robaron y amenazaron con llevarse a la hijita para venderla

Sucedió esta madrugada en Capitán Bermúdez. Los cacos eran tres y sustrajeron cuatro anillos de plata, $1.500 en efectivo y una botella de Fernet. La pesadilla duró más de media hora


Una experiencia nada recomendable sufrieron un joven matrimonio de Capitán Bermúdez que en horas de esta madrugada fueron asaltados en el interior de su casa por tres encapuchados.

Los hechos acontecieron alrededor de las 4.30 de hoy en el domicilio sito en Maipú 87, al que los malvivientes accedieron sin forzar cerradura alguna.

De acuerdo al testimonio aportado por la dueña de casa, estaba durmiendo junto a su parejo y una pequeña hija cuando, de improvisto, fue despertada con luces de linterna alumbrándola.

En la denuncia que radicó en la policía detalló que se trataban de tres hombres, encapuchados, entre 30 y 40 años, y que les exigían un dinero que la pareja no tenía. A pesar de ello, los ladrones insistían con su pedido, como así también con joyas, que tampoco existían.

“Uno de los tres ladrones actuaba con mucha calma, pero otro todo lo contrario, se movía intranquilamente y nos amenazaba todo el tiempo con una pistola y nos decía que se llevaría a mi hija y la vendería”, relató la mujer, identificada como María de los Ángeles Crozza, al semanario Síntesis.

La pareja fue reducida y atada con cordones de zapatillas en la habitación contigua, donde dormía la abuela de la víctima, una anciana de 87 años.

Tras algo más de media hora de revolver toda la casa, los cacos finalmente se fueron con un botín compuesto por cuatro anillos de plata, 1.500 pesos que había dentro de una billetera y una botella de fernet.

Antes de retirarse por la puerta que, aún no se sabe como destrabaron para ingresar, los taparon con una frazada. A los pocos minutos pudieron desatarse y llamar a la policía.

“No nos golpearon jamás, pero fue horrible. Gracias a Dios la nena no se despertó nunca porque sino no sé lo que le podían hacer, parecía una serie de Netflix, pero en la vida real y nos pasó a nosotros”, precisó la víctima.

Personal de Investigaciones tomó huellas recabadas en la casa y dispusieron de las imágenes de las cámaras de seguridad de un vecino del barrio para verificar si filmó algún movimiento”.

 

Comentarios

10