Enrique Lauria “Que deje de inventar historias estrafalarias alrededor de la desaparición de Paula Perassi”

Lo declaró uno de los dueños de IDM, firma apuntada por el periodista Hugo Bruscaglia como sitio donde incineraron a la mujer. “Basta de desviar la atención de la causa; al juez le declaró que era solo un rumor”, afirmó el empresario


La investigación alrededor de la desaparición de Paula Perassi, la madre sanlorencina de la que jamás supieron de su paradero, de esto hace más de cuatro años, sigue alternando aciertos y desaciertos.

Hasta ahora, la Justicia determinó el procesamiento de ocho personas, que estuvieron detenidos, pero desde hace un tiempo, puestas otra vez en libertad. Sin embargo, parecería estarse aún lejos de una resolución final, de comprobarse el grado de responsabilidad de cada uno de ellos en lo que ya se considera como un homicidio, de saberse dónde está o que se hizo con el cuerpo de la malograda mujer.

En estas últimas semanas, el padre de Paula, Alberto Perassi, expuso públicamente la hipótesis de la incineración del cadáver, una versión que oportunamente barajó el juez que sigue la causa, pero que jamás cursó como prueba contundente. Y el lugar donde, según Perassi padre, eso ocurrió fue la planta industrial de IDM, una firma afincada en San Lorenzo y dedicada, entre sus diversos procesos, a la destrucción y/o reconversión de residuos industriales con su posterior certificación de disposición final.

Enrique Lauría, uno de sus dueños, expuso su visión ante la acusación que pesa contra su empresa.

“Lo que relata Alberto Perassi es técnicamente imposible”, afirmó sin titubeos durante un reportaje efectuado en FM 101.1 “Por los sistemas de control y la trazabilidad vigente, se necesitaría por lo menos de la complicidad de 8 o más personas para permitir el ingreso del cadáver, como así lo dicen, a nuestro predio; además, por la descripción que se hace públicamente de cómo fue incinerada (dentro de un tambor de 200 litros) tampoco ello es posible, ya que los hornos utilizados para la desintegración de elementos sólidos no poseen la capacidad suficiente para tratar algo de las dimensiones de un tambor”, explicó.

Según Lauría, los cinco hornos que posee la planta son manejados por 20 personas (8 por turno), “las que debieron complotarse para permitir algo así, además de también implicar al personal de vigilancia, al chofer que supuestamente la transportó, y violar todos los protocolos vigentes; y si así fuese, lo hicieron a espaldas nuestras. Es absolutamente imposible darle veracidad a esa versión”, agregó.

Para el empresario, todas las acusaciones contra su empresa surgieron desde un rumor, “un chimento”, que el periodista Hugo Brsucaglia, dueño de una radio de frecuencia modulada y último candidato a intendente que propuso el peronismo en la ciudad de San Lorenzo, “le contó a Perassi (Alberto), diciéndole que su hija había sido incinerada en nuestros hornos”.

“Cuando fue llamado a declarar en sede judicial por estos dichos, dijo (Bruscaglia) que le había llegado la noticia de un rumor que no pudo confirmar, pero que igual de manera extraoficial se lo contó a Perassi; creo que eso es todo lo que tiene y es demasiado poco como para darle crédito”, detalló.

Lauría desestimó, incluso, que dicho testigo (el periodista) haya actuado de buena fe. “Lo dudo, pues estamos convencidos que está fogoneando esta causa en contra nuestra, tiene muy mala predisposición como lo demostró aquella vez en la que acusó a IDM por un escape tóxico que no dejaba respirar a los pobladores del barrio Norte (en San Lorenzo), resultando que nunca hubo escape en IDM y sí se produjo en otra empresa, de eso jamás se retractó ni pidió disculpas por su error”, indicó.

“Es más, los otros días inventó que uno de los socios de IDM iba a ir a su radio para participar de una entrevista, pero que alrededor de las 10 de la mañana lo llamó por teléfono para informarle que no acudiría porque lo habían amenazado de muerte, toda una mentira, si tiene esa llamado que la pase al aire”, agregó.

Y concluyó, respecto a Bruscaglia: “Que se deje de hablar y de mentir, de inventar historias estrafalarias; basta de desviar la atención de las investigaciones hacia nosotros, es evidente que es así”.

En otro orden, confirmó que, al momento de conocerse públicamente la versión de sospecha hacia su empresa, “se hizo una presentación espontánea al juez para quedar a su disposición, explicándole que cualquier acusación era insostenible, por los motivos que ya expliqué”.

Respecto a la marcha convocada por Alberto Perassi para el próximo 18 de diciembre en las puertas de IDM (casi todos los meses se organiza una movilización para reafirmar el pedido de justicia en la investigación por la desaparición de Paula), Lauría dijo no oponerse a que ello se produzca, pero aconsejó que se verifiquen las versiones en danza.

”Entiendo el dolor por el que debe estar atravesando el señor Perassi, pues soy padre de dos hijas de la edad de Paula, respeto muchísimo su reclamo por justicia, pero también tengo que alertarlo que con IDM va por el camino equivocado. Yo lo escuché decir que están tratando de venderle pescado podrido, yo pienso lo mismo y creo que ese pescado podrido ya se huele desde La Quiaca. Igual, quiero aprovechar la ocasión para invitarlo a recorrer la planta industrial, para que verifique nuestros sistemas de controles y operatividad, para que observe el funcionamiento de nuestros hornos incineradores, para que dialogue con quien quiera. Las puertas de IDM están abiertas para él, y si tengo que dar alguna explicación que hasta aquí no haya expuesto, serán solamente para Alberto Perassi”, concluyó.

Comentarios