Haz lo que digo, pero...

La CCC de San Lorenzo premia con bolsones a quienes más acuden a las marchas

Lo reconoció una dirigente de esa agrupación a un medio local. “Cuando empezamos no llegábamos a 25 personas y hoy somos casi 100”, argumentó a modo de defensa


Muchas veces s insinuó, o directamente se acusó, a dirigentes políticos y sociales por su deshonestidad al momento de manipular a sus militantes, cuyas voluntades terminan por “comprar” a cambio de dinero o ayudas sociales.

Si bien se sospecha que sea una práctica casi recurrente en muchos sectores, es algo complejo confirmarlo pues son esas mismas víctimas quienes se niegan a denunciarlo, mayormente por temor a perder ese “beneficio”.

Esta vez no hizo falta que esos militantes lo admitieran ni que se impusiera una investigación periodística demasiado avezada, pues fue una dirigente que integra la conducción de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) de San Lorenzo quien lo admitió sin mayor prurito.

Se trata de Susana Ríos, a la que durante un reportaje efectuado en FM 107.5 en el transcurso de esta semana, admitió sin tapujos que ella toma lista de los presentes en las movilizaciones y a aquellos que más asistencias registran reciben una mayor cantidad de ayuda social.

“Se le toma asistencia a cada uno, se le va sumando la asistencia y con eso logran el bolsón y cuando hay carga para los planes sociales, se los tiene en cuenta”, admitió en dicha entrevista radial.

Hoy, la CCC posee alrededor de 90 personas como integrantes estables, entre ellos 15 chicos. “Cuando comenzamos eran apenas 25”, detalló Ríos a modo de argumentar la despreciada metodología que aplica en el seno de su agrupación; fiel al estilo maquiavélico donde pareciera que el fin justifica los medios.

Está claro que se trata de personas con dificultades económicas y casi parias de un sistema social que no contiene a sus integrantes del modo que un Estado debería sostener, pero la modalidad optada es, al menos, muy discutible.

También es entendible la ingenuidad con la que la mencionada dirigentes argumenta las razones por las que recurre a una conducta como tal, y hasta justificable dese una proyección de corrupción política con la suele operar el sistema vigente, pero sin olvidar que es esa modalidad corrompida con la que se debe terminar y no pactar.

Las ayudas que reciben son aportadas desde la Nación a razón de un bolsón por persona empadronada. En el caso de la CCC San Lorenzo, opera como una sucursal de Rosario (el gobierno central entrega la ayuda a esa organización y desde allí llegan hasta la ciudad del Cordón Industrial), además de disponer de otro bolsón, por cada uno de sus empadronados, por parte del municipio sanlorencino, cada tres meses, según lo explicado durante el reportaje.

Fuente: mediosred

10