La agroindustria lo mira de reojo

Excéntrico empresario rosarino alquiló Vicentín y compra más soja que las multinacionales

Los ojos de la agroindustria y el país en general está posada en el día a día de la empresa Vicentín producto del anuncio de expropiación que hiciera público el presidente de la nación Alberto Fernández. Hoy el puerto de la empresa está manejado por un empresario local.


El excéntrico Ariel Olio junto al periodista Luis Novaresio

Ariel Olio, es un empresario que no pasa desapercibido en el mundo de la agroindustria producto de sus despliegues y estilo de vida, es el titular del Grupo Olio dedicado al negocio de exportaciones de granos y comercialización con la figura de la corredora de cereales Días&Forti.

En mayo y en medio de la pandemia anunció públicamente la firma de un contrato con la empresa Vicentín para la molienda de soja y elevación de granos en sus instalaciones de San Lorenzo. El acuerdo comercial, que rige desde el 15 de mayo y se extenderá durante el 2020, se limita a la prestación de servicios de procesamiento de la oleaginosa para harina y aceite (Fasón) y de carga de otros granos en puerto con fines de exportación. El anunció generó sorpresa entre los gigantes de la industria producto del riesgo financiero que implica este tipo de operaciones.

Hoy el mercado de granos está virtualmente paralizado producto de multiples variables, pero esta empresa está cerrando contratos de compra de soja y girasol compitiendo palo a palo con jugadores de envergadura como el caso del gigante asiático Cofco. Fuentes del sector aseguran que hubo en algunos contratos que Días&Forti pagó hasta 10 dólares más que el resto de las agroexportadoras.

Fuentes de la agroindustria en estricto off muestran su asombro por los movimientos y se preguntan quien puede estar detrás del excéntrico empresario.

 

Comentarios