Fábricas de biodiesel salen a certificar calidad ambiental para exportar a UE

Las fábricas de biocombustibles apuran los procesos para certificar la sustentabilidad ambiental de su producción, un requisito obligatorio para poder exportar al viejo continente.


Es que desde que España –principal importador del biocombustible argentino– dejó de comprarle al país como represalia por la estatización de YPF, las empresas tuvieron que salir a buscar otros destinos. Y el problema surge porque, a diferencia de España, el resto del viejo continente es más exigente con la normativa.

La creciente necesidad de la cadena oleaginosa de lograr ese sello de calidad quedó reflejada en la Jornada de Sustenatbilidad que ayer organizó en un hotel de Rosario por el Bureau Veritas Certification.

Las conferencias versaron sobre el “Esquema 2 Bsvs”, cuya certificación garantiza los procesos que son obligatorios cumplir en la UE desde enero de 2011 para quien quiera venderle biocombustible.

“El operador económico que produce el biodiesel tiene que poder demostrar que surge de una elaboración sustentable medioambientalmente”, contó a punto biz Marta Paz, gerente técnica de Bureau Veritas Certification.

“El esquema 2 Bsvs cubre toda la cadena y está dividido en dos partes. La primera certificación la debe hacer la entidad de acopio, quien reúne a productores de biomasa. Y por otro lado productores del biodiesel también debe certificarla”, dijo.

Según sus cálculos, ya hay en el país 12 certificados emitidos. “Hay un grupo grande emitido para las primeras entidades de acopio. Son grandes empresas que nuclean a productores y venden biomasa sustentable. Y también ya hay grandes fábricas hay de biodiesel que la lograron. El tema se está moviendo y cada vez hay más interesados en implementarlas porque además se está tomando conciencia de la necesidad de cumplir con los compromisos de reducción global de gases de efecto invernadero”, completó la ingeniera.

Comentarios