Faltan módems, fibra óptica y se complica la contratación de servicios de Wi-Fi y HD

El bloqueo a los productos importados, incluso a aquellos que no tienen reemplazo nacional, afecta la disponibilidad de insumos y la provisión de banda ancha inalámbrica


La decisión del Gobierno de amurallar el país para evitar el ingreso de productos importados suma, día a día, mayores complicaciones a las empresas que dependen de insumos y componentes fabricados en el exterior.

El abanico es cada vez más amplio y pocas son las actividades que no se ven afectadas. Ni el sector de la salud, ni las alimenticias, ni el rubro automotor ni las tecnológicas -por mencionar sólo algunos ejemplos- han salido indemnes.

La industria lo sufre y las compañías de servicios también. Dentro estas últimas, nuevos damnificados se han sumado recientemente: los proveedores de televisión paga e Internet.

En esa dirección, las empresas de este segmento se ven perjudicadas por una muralla que ha bloqueado desde el ingreso de equipos para la provisión de TV de alta definición (HD), hasta la disponibilidad de fibra óptica para la expansión de la banda ancha.

Esto afectó el normal aprovisionamiento de este tipo de servicios en Capital Federal, Gran Buenos Aires y el interior del país.

Respecto del primer caso cabe consignar, a modo de ejemplo, que Fibertel dejó de comercializar su servicio de Internet inalámbrica Wi-Fi en marzo debido a que sus routers se hallaban bloqueados en la Aduana.

Este dato, confiado a iProfesional.com por muchos interesados que se vieron impedidos de contratar la prestación, fue confirmado a este medio por un encargado de ventas de esa compañía en el mes de mayo.

“El cliente debe comprar el router por sus propios medios. No se están ofreciendo nuevas altas para el servicio de Internet inalámbrica”, precisó la fuente consultada.

Ya a principios de junio, este medio mantuvo un diálogo con un representante comercial de Fibertel, quien confirmó la disponibilidad de nuevos routers y el regreso a la venta del servicio de Wi-Fi de la compañía.

Pero los problemas no dejaron de intensificarse del otro lado de la General Paz.

Walter Burzaco, gerente general de Cablevisión y titular de la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC), destacó los inconvenientes de los proveedores para hacerse con “decodificadores, receptores ópticos y set top box”. Y confirmó que, a raíz del faltante, las empresas operadoras “no están instalando” nuevos servicios de TV.

Burzaco resaltó la indisponibilidad de fibra óptica por tratarse de un producto netamente importado. Y expuso otro problema: los proveedores -conocedores de la turbulencia local en materia cambiaria- ahora exigen el pago por adelantado y en dólares.

El directivo explicó que esto deriva en que el pedido de autorizaciones queda sujeto a la voluntad de la Secretaría de Comercio Interior que conduce Guillermo Moreno.

La magnitud del bloqueo en la Aduana argentina fue ampliada a iProfesional.com por uno de los referentes de Red Intercable, una organización de proveedores de televisión por cable e Internet con operaciones en más de 500 localidades distribuidas en 19 provincias del país.

“Nuestra industria está basada en insumos que vienen del exterior íntegramente. Desde el inicio de las trabas se cortó la fluidez que existía para conseguir tecnología destinada a ampliar los servicios que ya damos. Ahora queremos avanzar con la digitalización y ni siquiera se consiguen cables de buena calidad”, aseguró la fuente, en estricto off de record.

El ejecutivo, en sintonía con lo afirmado por Burzaco, especificó el freno que sufre el ingreso de “administradores de Internet, servidores de máximo rendimiento, cajas para la provisión de televisión en alta definición o servicios “Pay per View”, y cable-módem”.

“No podemos renovar las redes ni extender el servicio. Se trata de productos y desarrollos que no se hacen en la Argentina. En muchos casos se está optando por reutilizar cosas que tienen años de uso intensivo”, aseguró.

Y remarcó que uno de los grandes interrogantes -que el sector no puede responder- es el por qué del bloqueo oficial a la fibra óptica, ya que paraliza la actividad y es “algo que no se desarrolla en Argentina y está muy lejos de que esto vaya a ocurrir”.

Servicios complicados
De acuerdo a lo comunicado por ATVC, y lo destacado por proveedores como los nucleados en Red Intercable, los servicios que se ven complicados por las trabas del Gobierno a lo importado comprenden desde la provisión de señales en alta definición hasta las opciones video en demanda, incluyendo el grabador DVR y el mencionado “Pay per View” (Pague por ver).

Así, si bien no existen obstáculos para la instalación de los paquetes analógicos habituales de cable (los tradicionales 80 canales), el panorama cambia en lo que hace a la disponibilidad de las nuevas alternativas digitales para disfrutar en pantalla.

“La demora para la entrada del equipamiento que permite dar una banda ancha de mayor disponibilidad, no baja de los 40 días. Por ende, la comercialización se hace muy difícil de llevar a cabo, ya que no se le puede dar certeza al eventual cliente”, sostuvo a iProfesional.com el vocero de Red Intercable consultado.

“Es sabido que la intención del Gobierno es consolidar una producción nacional de tecnología en Tierra del Fuego. De hecho, DirecTV está armando sus decodificadores en esa provincia. Pero, aunque ese sea el objetivo, los componentes siguen siendo importados, por lo que nada asegura que ese camino permita superar estas complicaciones”.

Paréntesis tecnológico
Enrique Carrier, titular de la consultora Carrier & Asociados, también se refirió a la forma en que las barreras aduaneras se hacen sentir en aquellas empresas que dependen del hardware para operar un negocio.

“Esta situación no sólo afecta a quien quiere comprarse un iPhone y termina en un mercado electrónico adquiriéndolo. También complica a servicios que necesitan de electrónica que no se fabrica en el país y que es fundamental para seguir sumando usuarios conectados”, dijo.

“Desde hace un tiempo algunos proveedores de acceso a Internet no pueden crecer debido a la falta de módems. Y hasta la propia ATVC denunció que la ausencia de equipamiento digital frena el crecimiento de todo aquella prestación que no sea del abono básico”, reconoció.

“Las limitaciones se extienden también al tendido de fibra óptica. En otras palabras, estamos atravesando un paréntesis tecnológico”, graficó.

Sociedad del Conocimiento, complicada
“Por las trabas Fibertel había dejado de ofrecer el servicio de Internet Wi-Fi. Se frenaron los embarques de módems”, aseguró a Carrier a iProfesional.com.

“El inconveniente con esa tecnología es que no es como sucede con las notebooks: no tenés alternativa local. No existe cambiar un módem Motorola por uno Banghó”, expresó.

Según Carrier, “este impedimento que pesa sobre los proveedores, tanto de televisión por cable como de Internet, frena la Sociedad del Conocimiento”.

“No hay desarrollo de nuevas redes ni extensión de los servicios que ya se conocen. Es inexplicable que se trabe el ingreso de esta tecnología porque, en definitiva, no afecta a una industria que se esté desarrollando en el país”, recalcó.

El entrevistado comentó a este medio que “la medida toca de lleno a los operadores que venían haciendo grandes esfuerzos por pasar del contenido analógico al digital, que es una tendencia mundial”.

“Lo que queda claro es que la decisión del Gobierno consiste en impedir como sea la salida de cualquier dólar. El inconveniente es que esto atrasa la evolución tecnológica, impide el desembarco de nuevos y mejores servicios y, en paralelo, contradice el discurso oficial de promover la alfabetización digital”, concluyó el experto.

Fuente: iProfesional

Comentarios