Fideicomisos, paraíso de los corredores inmobiliarios

Con el cepo al dólar, el mercado de compra y venta de propiedades usadas está planchado. A cambio, los fideicomisos aumentaron sus consultas y operaciones, en virtud que las transacciones son en pesos


El fideicomiso en el mercado inmobiliario sanlorencino sigue siendo la opción más viable en la actualidad. La actual política cambiaria que sostiene el gobierno, con un dólar con cotización oficial, pero otro paralelo, más el cepo impuesta para la adquisición de esta moneda, deriva en que la mayoría de los negocios se recuesten bajo esta figura.

“Los fideicomisos se negocian todos en pesos, y eso impulsa la concreción de las operaciones”, le señaló a agenda Mario Tauh, reconocido agente inmobiliario de la ciudad.

A cambio de este cuadro, las compras y ventas de propiedades usadas sostiene un marcada desaceleración, entendiéndose que sus titulares no quieren desprenderse de un bien si las operaciones no son en dólares.

“En el mejor caso que acepten vender en pesos, exigen una cotización superior a la oficial, y ello, indefectiblemente, resta la posibilidad de acordar”, explicó Tauh.

Para los corredores inmobiliarios, esa retracción en las compras y ventas de inmuebles se remplaza con el dinamismo de los fideicomisos.

“Tenemos tres o cuatro proyectos listos para ser ejecutados y que fueron presentados al municipio para ser aprobados. Se tratan de propiedades horizontales tipo, con uno y dos dormitorios, pero también otras exclusivas con dos dormitorios y un comodín para oficina o tercer dormitorio, y también pisos exclusivos”, adelantó.

La modalidad de pago también incide para que el comprador se vuelque hacia este tipo de transacciones. “se abona entre un 30 a 40 por ciento por adelantado y el resto se financia en cuotas, todo en pesos y a valores lógicos del mercado”, apuntó, y agregó que de mediar alguna propuesta en dólares, para este tipo de negociaciones “se calcula su valor sobre la cotización oficial”.

Al igual que los fideicomisos, la venta de loteos y algunos terrenos se practican en pesos, y otro tanto sucede con los alquileres.

“En este caso la conducta de los propietarios jamás sufrió modificación alguna a pesar del cepo al dólar. Todo sigue haciéndose en pesos y a la hora de refrendar un contrato lo único que se acuerda es ampararse a los índices inflacionarios, pero tampoco superando la media que rige entre los aumentos salariales y los costos de vida”, aportó.

Sobre los alquileres, Tauh reconoció un déficit habitacional importante, con más demanda que oferta. “las más demandadas son aquellas viviendas chicas, de uno o dos dormitorios, pues hay muchas parejitas jóvenes que se suman a este mercado intentando formar su hogar o independizándose de sus padres”, describió.

Tauh también aportó otro dato revelativo, y es aquel protagonizado por las personas mayores de edad, sean parejas o alguno enviudado, que deciden dejar sus propiedades y buscar algún departamento, preferentemente céntrico, y con metros cuadrados edificados.

“San Lorenzo es una ciudad atípica, pues no solo el mercado inmobiliario se mueve para sus 50 mil habitantes, sino también para todos los que viven en sus alrededores, que termina siendo otras 50 mil personas; eso la sigue convirtiendo en una buena plaza de inversión”, concluyó.

Comentarios