Caso Traferri

Fiscales “tumberos”, abogado golpista y el silencio complice de la política

Por Nicolás Carugatti


Cada semana el caso Traferri deja muchas aristas que permiten analizar el putrefacto mundo de la dirigencia política y judicial de la invencible provincia de Santa Fe.

El martes pasado el representante legal del senador sanlorencino, el abogado y politólogo José Luis Vázquez volvió a estar en el centro de la escena con un discurso propio de aquellos que se piensan por arriba de las instituciones. Vásquez sin dudar planteó en un reportaje radial la teoría de que el gobernador de la provincia, Omar Perrotti no iba a terminar su mandato. Estas declaraciones obligaron al senador Traferri a despegarse utilizando su banca en la Cámara de Senadores como escenario y ante la atente mirada de la vice gobernadora Alejandra Rodenas.

Por otro lado y las pocas horas de las desafortunadas declaraciones de Vásquez,  en el marco de la audiencia de reimputación del ex jefe de fiscales de Rosario, Patricio Serjal los fiscales que investigan el caso expusieron un cruce de audios de la app Telegram entre la fiscal de la ciudad de San Lorenzo, Melisa Serena y Nelson Ugolini quien fuera secretario del ex fiscal detenido Ponse Asahan. La terminología utilizada por Serena es propia de una fiscal “tumbera” y no de una magistrada encargada de investigar y acusar delitos en la región de San Lorenzo, los fiscales Edery y Schiappa Pietra ordenaron el secuestro de su celular un Iphone 11, pero la funcionaria judicial se negó a entregar la clave haciendo imposible poder abrir el teléfono para la búsqueda de evidencia.

Audio de la fiscal sanlorencina Melina Serena

La política provincial se mantiene con un silencio complice, todos los dirigentes en estricto off muestran su preocupación y sostienen casi como un coro de villancicos, “esto es una pelea entre dos mafias”.  Este es uno de los motivos que explica porque nadie se anima a emitir comunicados partidarios que ponga en evidencia – independientemente de la investigación contra el senador sanlorencino Armando Traferri – que  la provincia se debe un “mani pulitte” urgente que limpie las mafias y el narcotráfico de la conducción política y policial. La ciudad de Rosario acumula cientos de muertos y cadáveres descuartizados tirados en las calles como un claro mensaje hacia donde van las mafias.

La constitución asiste al senador sanlorencino con fueros para ejercer su función legislativa con libertad y sin condicionamientos, los fiscales a cargo de la investigación intentaron quitarle la inmunidad parlamentaria pidiendo el desafuero de Traferri para poder ser investigado, pedido que fue votado en contra por la mayoría de los senadores. Traferri aseguró desde su banca luego de mantener la inmunidad “no tengo garantías para ser investigado por estos fiscales” agregando que la causa por juego clandestino que lo ubica como uno de los jefes es una operación de inteligencia montada por el Ministro de Seguridad, Marcelo Sain hombre clave del gobernador Omar Perotti. La pregunta que surge casi por naturaleza y luego de asistir a este vodevil de republiqueta ¿qué queda para un hombre o mujer de a pie? y la respuesta esta en cada cajón de tribunales y es la “impunidad”.

Lo más probable es que este sea un escandalete de verano que termine siendo una anécdota más en una provincia que entró en un tobogán de desintegración dirigencial y por cual ya nadie este facultado para garantizar “la paz y el orden”.

 

 

 

Comentarios