Crimen de Pablo De Marco

Fuerte oposición a la firma de un acuerdo abreviado por brutal asesinato en Beltrán

La querella insiste en la recalificación del hecho a homicidio calificado, que contempla una pena de prisión perpetua. La víctima estaba de espaldas cuando fue apuñalada en el corazón


A Pablo Leonel De Marco lo sujetaron desde atrás y le clavaron una puñalada mortal en el corazón. No tuvo margen para defenderse. Tenía una granja familiar en Estrada al 400, en Fray Luis Beltrán. Aquel domingo 16 de diciembre de 2018, se levantó temprano para esperar la llegada del albañil y realizar un contrapiso. Cerca de las 7.15 horas de esa mañana se le apareció en su casa Gerardo Leonel B., un vecino del barrio Sargento Cabral acusado por el brutal crimen que -según la investigación- había estado consumiendo alcohol en exceso con el cuñado.

El acusado insistía en que Pablo le vendiera bebidas o que le diera plata. Entonces se produjo una discusión que no quedó ahí. La víctima volvió a trabajar con el albañil y el agresor se marchó para luego regresar. Testigos aseguran que el atacante volvió a casa de De Marco con una cuchilla en la mano. La investigación refiere que lo siguió por detrás, lo agarró por la espalda y lo apuñaló directamente en el corazón. No hubo resistencia y el informe del médico forense remarcó que no hubo signos de defensa.

El agresor fue imputado por homicidio simple y Sandra, la mamá de la víctima, se constituyó como querellante y se opone enérgicamente a la firma de un acuerdo abreviado por el monto mínimo de pena, que según la carátula de la causa contemplaría una condena a 8 años de prisión efectiva.

La querella solicita en representación de la madre de la víctima una recalificación del hecho. Reiteran el pedido de que la carátula cambie a homicidio calificado, que contempla una pena de prisión perpetua, es decir por 35 años.

“Solicitamos el homicidio calificado por ensañamiento y alevosía, por el estado de indefensión en que se encontraba la víctima y por la premeditación que utilizó el acusado para cometer el hecho”, justificó el letrado Gabriel Filippini.

El fiscal firmó un procedimiento abreviado con la defensa del imputado para lograr un acuerdo del mínimo del homicidio simple, que son 8 años. La concubina de Pablo decidió no constituirse como querellante y también firmó el acuerdo, por lo que presuponen que recibió una reparación económica.

Comentarios