Candidato a Gobernador

Galdeano condicionó a Javkin «me preocupa que abandone su tarea principal»

El diputado provincial Julián Galdeano, quien apuesta a un frente de frentes opositor en Santa Fe, consideró que el intendente debe concentrarse más en la gestión en la ciudad en lugar de pensar en una candidatura a gobernador.


El diputado provincial Julián Galdeano dijo que le preocupa “mucho” que Pablo Javkin se proyecte como candidato a gobernador y “abandone lo que tiene que ser su principal tarea”. Según el legislador, el intendente “todavía tiene tiempo” para pensar en una instancia electoral en el plano provincial.

“Lo veo con potencial pero me preocupa mucho que se deje llevar por la política electoral y abandone un poco lo que tiene que ser su principal tarea, que es la intendencia de Rosario”, expresó Galdeano, para quien “siempre el intendente de Rosario, si hace bien las cosas, es un posible candidato a gobernador”.

“(Javkin) todavía tiene tiempo para que el trampolín de ser intendente de Rosario lo potencie en el plano provincial; yo en su lugar me concentraría mucho en la gestión de la ciudad”, opinó Galdeano en diálogo con Marcelo Fernández en el programa «Así estamos», que se emite los domingos a la medianoche por Telefé Rosario.

A favor del frente de frentes

El diputado radical que está en Juntos por el Cambio es uno de los que impulsa el armado de un frente de frentes que reúna a la mayor cantidad de espacios posibles para darle pelea al peronismo en 2023. En ese sentido, defendió la inclusión de espacios que se muestran con ideologías e intereses disímiles. Por ejemplo, el socialismo.

“Con el socialismo tenemos muchas diferencias en la mirada nacional de la política, pero muchas coincidencias en el plano provincial. ¿Hay una abismo de diferencia en la gestión de Lifschitz con la de Rodríguez Larreta o con la de Cornejo en Mendoza? No, son similares”, aseguró. Y siguió: “La mirada que tenemos sobre la cosa pública provincial es parecida con la del socialismo. Obviamente que no es igual, pero tiene muchísimas coincidencias. En cambio, cuando discutimos las cuestiones nacionales ahí sí entran a jugar otras diferencias”.

Según Galdeano, “quien votó Javkin en Rosario o a Lifschitz como gobernador en su momento, fue el mismo que votó a Macri y a la oposición en distintas elecciones nacionales”. Y sostuvo: “ ¿A quién vota un ciudadano de clase media, profesional, independiente, que no ve en el peronismo una salida? Vota al espacio más competitivo del no peronismo”.

Al mismo tiempo, descartó que el frente de frentes se transforme en una alianza con fines electorales que busque solamente imponerse en las urnas: “No debería ser eso, por eso tenemos que coincidir en muchos temas. Y, como dije recién, las coincidencias existen. De hecho, en la Legislatura estamos acompañando votaciones unánimes”.

También aseguró que su espacio de la UCR postulará un candidato, pero advirtió: “Insisto en que primero construyamos el barco en el que vamos a ir y luego elijamos quiénes serán el capitán y el marinero. Juntos por el Cambio tiene el desafío de construir una alternativa seria, tanto a nivel nacional como provincial. A diferencia de otras instancias debemos transmitir qué queremos y cómo. Llegar al gobierno como una coalición sin un programa claro sería un error estratégico. En eso hay que concentrarse muchísimo”.

El futuro de Carolina Losada

Galdeano es el padrino político de Carolina Losada, por entonces una apuesta incierta que resultó exitosa al quedarse con una banca en el Senado nacional. Con vistas a 2023 hay buenas chances electorales para la periodista rosarina en la disputa por la Casa Gris, pero el legislador aclaró que aún no llegó el momento de tomar una decisión de ese calibre.

“Carolina se incorporó a la política como un aire nuevo en medio de un clima de deterioro y descreimiento hacia la dirigencia tradicional. En su momento fue todo un desafío. Primero, teníamos que ganar las elecciones pero después debíamos posicionar a Santa Fe en el contexto nacional, donde ha habido pocas figuras de nuestra provincia gravitantes. Creo que, en el fondo, sin ser pretencioso ni soberbio, vamos generando una representación diferente: la voz de Carolina se escucha de otra forma de lo que tradicionalmente fueron nuestros representantes a nivel nacional. De hecho es vicepresidenta del Senado de la Nación y eso no es menor”, sostuvo.

Galdeano fue consultado también por la alarmante situación de violencia que vive Rosario, marcada por el creciente poder de bandas narcocriminales. En ese sentido coincidió con la opinión del juez federal Aníbal Pineda, quien la semana pasada advirtió en una entrevista con Marcelo Fernández que el próximo blanco de los delincuentes será el empresariado rosarino.

“Vamos hacia eso –dijo–. Dicen que hay unos 500 pequeños comercios que hoy pagan protección, también hay organizaciones integradas por extranjeros que prestan plata en los barrios y después originan balaceras a los morosos. Es la ley de la selva. Hay que actuar sobre eso cuanto antes. Cuanto más tiempo tardemos más nos pareceremos a los países que ya sufrieron este flagelo”.

“Tenemos la estructura de la Justicia federal de hace 50 años. Ni siquiera se cubren las vacantes básicas del sistema actual, por lo que es imposible pensar en implementar el sistema acusatorio con más jueces y fiscales. No pueden desbloquear un teléfono antes de los seis meses ni hacer una escucha telefónica en tiempo real”, describió. Y completó: “Necesitamos una articulación más aceitada entre el Estado nacional y la fuerza de seguridad, entre los poderes judiciales nacionales y provinciales y entre el MPA y los fiscales federales”.

El dirigente radical dejó una definición sobre la situación del país: “Estamos en el peor momento de un mal gobierno, que nunca tuvo plan ni horizonte. No hay certezas, no queda claro hacia dónde va el país, ni quién gobierna. Eso, en una economía tan volátil como la nuestra, es un polvorín”.

Galdeano considera que el principal problema de este momento, incluso por encima del económico, es la falta de conducción política: “En un contexto mundial complicado la Argentina tiene cosas a favor. De hecho, producimos lo que hoy el mundo requiere, que es energía y alimento. No tendría lógica que nos fuera mal. Pero la política está tan desordenada, hay tanta anarquía y fragmentación en el poder que eso repercute. La economía también es expectativa, y lo que se ve hacia el futuro no es bueno”.

Comentarios