Gaseosas: se consumen 102 litros per cápita al año

Con un alza de las ventas del 11,8% en unidades en el primer semestre, es uno de los rubros más dinámicos en consumo masivo.


A dos meses de terminar el año, las bebidas sin alcohol se erigen como uno de los segmentos ganadores de este alicaído 2012. Mientras las ventas generales de los supermercados y almacenes apenas subieron 2% en el primer semestre, el consumo interno de estas bebidas creció 11,8%. Así, se logró una nueva marca: en 2011, el consumo per cápita fue de 102 litros. En este contexto, las principales empresas del sector renuevan los lanzamientos y las acciones de marketing para ganar posiciones en un mercado en expansión.

Según los datos de la consultora CCR, en los primeros siete meses del año, las ventas de supermercados y almacenes treparon 1,7% en unidades. Un informe de IES Consultores especial para iEco da cuenta de que la suba en el mercado de bebidas sin alcohol fue muy superior. En el primer semestre, las ventas por unidades crecieron 11,8%, una expansión que prácticamente duplica la del 2011, cuando habían crecido 6,1%. Las ventas internas totales de gaseosas sumaron $15.831 millones entre enero y junio, 37,1% más que el año previo. El salto en los precios se produjo en 2011, cuando aumentaron 50% en promedio. Este año, el incremento promedio es del 24,8%, más en línea con la inflación general.

Para explicar esta performance en las ventas, Alejandro Ovando, director de IES, apunta al efecto de la inflación. “El contexto inflacionario impone condiciones que incentivan al consumo ante la inexistencia de alternativas de ahorro”, dice. En este punto, este tipo de bebidas se ven favorecidas porque siguen teniendo precios accesibles para los consumidores que buscan una gratificación inmediata. El consumo llegó al récord de 102,6 litros por persona en el primer semestre, un crecimiento del 7,7% respecto del año anterior. El récord previo fue en 2008, con 101,8 litros.

En parte, el récord se logró porque las empresas no se quedaron quietas. “Las compañías del sector han tenido una política activa en cuanto a lanzamientos de productos, al introducir nuevas bebidas y sabores como respuesta al cambiante gusto del consumidor”, cuenta Ovando.

Si bien las gaseosas siguen liderando la categoría, las estrellas nacientes son las aguas saborizadas, que crecen por encima del resto de las bebidas. En la primera parte de este año, el consumo de estos productos aumentó 15%. Las aguas saborizadas pasaron de representar el 1% del mercado en 2003 a ocupar el 10,5% casi diez años más tarde. El consumo llegó el año pasado a 22,4 litros por habitante y superó a las aguas minerales, que están en 20 litros anuales. Ovando cuenta que para las empresas se trata de un producto muy rentable: las aguas saborizadas generan un mayor margen de ganancia, porque los costos de producción no han subido tanto como las gaseosas.

Danone inventó el segmento de las saborizadas en 2001 y hoy estos productos representan el 55% del mix de la compañía. Desde la empresa dijeron que dominan el 65% del mercado en este segmento y el 48% en aguas puras. “La torta es muy grande. Hay mucho futuro. La diferencia es que nosotros partimos del agua mineral, no del jugo”, señalan.

Mariano Lombardi, Country Business manager de Eco de los Andes-Nestlé, sostiene que “el mercado está creciendo, impulsado por las aguas saborizadas y los jugos en polvo. Las aguas puras también crecen, aunque a un menor ritmo que las anteriores”. El año pasado, Nestlé lanzó Awafrut, un agua saborizada con bajas calorías, lo que la diferencia de la competencia. “Durante 2012 nos enfocamos en dar a conocer la novedad a los consumidores a través de un importante plan de comunicación, degustaciones y acciones en eventos para la familia. También lanzamos el sabor pera y trabajamos fuerte en crecer en distribución en los puntos de venta”, indica Lombardi.

Comentarios