Gils Carbó es la nueva Procuradora

El Senado aprobó hoy con 63 votos positivos y sólo 3 negativos la designación de la fiscal Alejandra Gils Carbó como nueva procuradora general de la Nación con un amplio apoyo de la oposición, que destacó su independencia.


El pliego de la candidata a la Procuración General necesitaba la aprobación de los dos tercios de los senadores presentes y superó sin inconvenientes ese número, por lo que la fiscal ocupará finalmente el cargo que dejó vacante Esteban Righi.

Sólo resta que la presidente Cristina de Kirchner firme el decreto para designarla formalmente como nueva procuradora general y una vez que salgo publicado en el Boletín Oficial, Gils Carbó podrá ocupar formalmente el cargo.

Además del bloque oficialista, Gils Carbó fue respaldada por toda la oposición, con la excepción de los radicales Arturo Vera, Mario Cimadevilla y Laura Montero, quienes se diferenciaron de su bloque y aportaron los únicos votos en contra de la designación.

Cimadevilla y Montero aclararon que su voto en contra se debió a que Gils Carbó “eludió preguntas concretas” durante la audiencia pública que ambos le habían hecho, mientras que Vera no fundamentó los motivos de su rechazo.

El senador radical y vicepresidente del Senado Gerardo Morales justificó el voto de la mayoría del bloque de la UCR al señalar que ha “marcado una conducta independiente” y subrayó las diferencias con el kichnerismo planteadas por Gils Carbó respecto de las salidas de presos y la gestión de Righi.

“Nosotros no somos como algunas voces del Frente para la Victoria ni somos la máquina de impedir, como dicen a veces. En esta ocasión no hemos visto antecedentes que ameriten un rechazo a la postulación”, afirmó Morales.

En cambio, Cimadevilla sostuvo que, si perjuicio de la postura de su bloque, para él y Montero la candidata a la Procuración “eludió preguntas concretas” y recordó que “no contestó” cuando le preguntaron si “estaba dispuesta a hacer cumplir el tratado con la OEA de no apelar las sentencias en juicios previsionales”.

Según el senador chubutense, Gils Carbó “también evitó contestar cuando se le preguntó si ordenaría acciones judiciales en temas relacionados con la libertad de expresión y se amparó en que un magistrado no puede dar opinión previa”.

“Cuando ella no se anima a emitir un criterio, me lleva a sospechar que el sentido de independencia no me lo garantiza en lo temas calientes”, concluyó Cimadevilla, mientras que Montero subrayó que a ella no le contestó preguntas sobre el INDEC y la inflación.

En el bloque del Peronismo Federal, el puntano Adolfo Rodríguez Saá valoró los “méritos personales” y las “convicciones” que, en su opinión, Gils Carbó exhibió durante la audiencia pública en la que defendió su postulación.

En tanto, su compañera de bloque Sonia Escudero evaluó que la candidata “no eludió preguntas sobre temas sensibles” y subrayó su “compromiso” para reflotar la Unidad de Narcotráfico y promover las acciones judiciales colectivas, al tiempo que destacó el hecho de que sea “la primera mujer en ese cargo”.

La senadora de la Coalición Cívica, María Eugenia Estenssoro, también votó a favor de la designación, a pesar de que su jefa política, Elisa Carrió, había impugnado la candidatura de Gils Carbó.

“Hay una deuda pendiente con la independencia de la Justicia y esta es una oportunidad de saldarla”, evaluó Estenssoro, quien destacó que Gils Carbó tuvo “respuestas importantes, como cuando dijo que la libertad de expresión y de prensa son derechos básicos para la democracia”.

Finalmente, advitió: “Espero que lo que ella dijo que iba hacer se materialice en sus acciones”.

La candidatura de Gils Carbó surgió luego de que la oposición adelantara su voto negativo al postulante original del Gobierno, el síndico general de la Nación, Daniel Reposo.

Comentarios