Gobierno tendrá más de $ 5.000 M libres en un año electoral

Si el crecimiento de la economía fuera del 5% o más, podría calcularse un alza en esta cuenta de no menos de $ 2.000 millones por cada punto porcentual.


El proyecto de ley de Presupuesto 2013 que presentó ayer el Gobierno, el primero de la gestión de Hernán Lorenzino, vuelve a un clásico del kirchnerismo: subcalcular ingresos para luego tener más dinero disponible para que el sector público pueda disponer discrecionalmente. Teniendo en cuenta lo estimado y lo que realmente podría obtenerse menos el gasto programado (que también ya está preestablecido), los fondos que podría manejar el Gobierno en 2013, año electoral, tendrían un piso de $ 5.000 millones. Su techo dependerá en gran parte de lo que el país crezca por encima del 4,5% presupuestado y del precio promedio que tenga la soja.

Según el proyecto presentado ayer, el próximo ejercicio, el Sector Público Nacional recaudará unos $ 822.073,5 millones, un 22,7% más que este año. En este cálculo se incluyen tanto los recursos impositivos y previsionales, cuya suba se deberá, según el texto, «a la actividad económica, el comercio exterior, las remuneraciones, los precios y el empleo, y por las mayores ganancias obtenidas, tanto por las sociedades como por las personas físicas». De esos $ 822.073,5 millones, unos $ 570.941,8 millones corresponderán directamente a la Administración Nacional; esto es, lo que financiará a la Nación. El aumento en este caso sería del 23,1%. Si se tiene en cuenta que este año, de crecimiento bajo de la economía, el alza final de la recaudación no será de menos del 26%, es de esperar que en 2013 el aumento no baje del 30%. Si este dato se cumpliera, los ingresos extras del Ejecutivo serían de $ 5.000 millones; dinero que, a partir de la continuidad de la vigencia de la Ley de Emergencia Económica (otro clásico del kirchnerismo), será de libre disponibilidad. Si el crecimiento de la economía fuera del 5% o más, podría calcularse un alza en esta cuenta de no menos de $ 2.000 millones por cada punto porcentual.

La clave de este calculo subestimado hay que encontrarla en dos impuestos y su recaudación esperada según el Presupuesto 2013. Por el Impuesto al Valor Agregado, la Nación espera obtener unos $ 118.725 millones, un 22,4% más que este año. En el peor de los casos, repitiendo el austero 2012, será un impuesto que aportará un 30% más que el año pasado, sólo siguiendo la trayectoria de este ejercicio.

El segundo impuesto que le dará varias satisfacciones al Gobierno serán los derechos de exportación, más conocidos como retenciones. El Ministerio de Economía calculó, aunque no figure explícitamente, un valor de la soja de no más de u$s 500 la tonelada, lo que le aportaría al fisco unos $ 77.964 millones. Si bien se trata de una especulación, si la oleaginosa se mantuviera en un valor promedio de más de u$s 580 (llegó a tener un máximo de más en los últimos días de u$s 620), los ingresos extras por esta vía superarían los $ 5.000 millones; de los cuales unos 2.000 habrá que coparticipar y el resto quedará limpio para el Ejecutivo. Obviamente, si la soja tuviera (especialmente entre enero y abril) un precio similar al actual, el dinero extra y sin partida presupuestada para la Nación sería más que importante.

También hay una subestimación en el caso de Ganancias, donde el Gobierno espera obtener unos $ 87.064,9 millones, un 21,8% más que en 2012. Sin embargo, en este caso la recaudación extra no sería importante, ya que las empresas y particulares liquidarán el ejercicio 2012, donde muchas habrán tenido un año algo bajo, de donde además se calcularán los anticipos.

Todo este dinero tendrá destinos claves: garantizar los pagos de vencimiento de deuda, un superávit comercial de más de u$s 13.000 millones y la cuenta de déficit en la balanza de combustibles por no menos de u$s 5.000 millones.

En el primer caso, los compromisos serán mucho menores que los de este año, cuando debieron conseguirse más de u$s 10.000 millones. En el peor de los casos, y con el pago del Cupón PBI, la cuenta será de u$s 8.000 millones. El vencimiento más importante para 2013 es el Bonar VII, con un total de u$s 2.200 millones. Luego tendrán que liquidarse unos u$s 240 millones del Boden 13 y otros u$s 940 millones del Discount.

Más difícil será estimar cuánto dinero necesitará el Gobierno para cumplir con la balanza de combustibles, que si 2013 será un año de crecimiento en la economía, aumentará con la demanda de energía del sector privado. En el peor de los casos, aseguran en Economía, la cuenta no dará más de u$s 5.000 millones, lo que sería una baja con respecto a este ejercicio. Se asegura que la cuestión central será que funcionen los primeros pasos del plan Galuccio en YPF.

Cumplidos estos compromisos, o al menos con el dinero necesario presupuestado y garantizado, el Gobierno podrá hacer cuentas (hacia abril), sobre cuánto podría ser el disponible para el Ejecutivo. Tiempo suficiente para hacer los cálculos necesarios y comenzar a diseñar la parte financiera de la campaña electoral legislativa de 2013.

Comentarios