Grupo empresarial propone reciclar y recuperar el viejo cine San Martín

La propuesta fue elevada al Concejo Municipal. Se respetaría la fachada del inmueble y se adaptaría una nueva sala, más otras para exposiciones y un anfiteatro. Arriba construirán departamentos y oficinas


Un proyecto para recuperar y remodelar el edificio del viejo cine San Martín, en San Lorenzo, fue oficialmente introducido en el Concejo Municipal para que los ediles sean los que analicen la propuesta y aprueben la iniciativa.

Se trata de un grupo de inversores que desarrollará un torre habitacional en el ese lugar, en San Martín al 2600, pero respetando en su planta baja la fachada de la actual construcción, que es la que detentó el cine durante toda su existencia, además de diversas refacciones en su interior.

La propuesta, para este caso, incluye las construcciones de una nueva sala de cine, que albergará un máximo de 150 personas, un anfiteatro al aire libre (en la parte posterior del lote) y varias salas que se adecuarán para la exposición de obras de arte y exposiciones diversas.

Todo esto será cedido gratuitamente a la Municipalidad para que lo utilice según sus necesidades, por un plazo no menor de 30 años, según consta en el proyecto presentado en el Concejo Municipal.

“Ingresó por mesa de entrada ayer, así que en adelante, se le dará estado parlamentario y será girado para su evaluación a las comisiones de Gobierno y Obras Públicas, para ver la viabilidad de semejante obra”, explicó el presidente del cuerpo, Eduardo Ros.

El edil confirmó que la iniciativa de este grupo inversor “será mantener la actual fachada que presenta el edificio, que es la que durante años caracterizó al cine, para que así la futura propiedad no altere el valor arquitectónico y patrimonio cultural que significa para la ciudad y su población el cine general San Martín”.

Respecto a la sala de cine ofrecida, distará de la otrora, que tenía una capacidad para más de mil personas, como se estilaba por aquellos tiempos. El futuro nuevo recinto albergará a 150 personas, y se asemejará a cualquiera de las que funcionan en Rosario en los complejos cinéfilos. “Otra de las buenas es que para esa sala se instalarán las viejas butacas, previo acondicionamiento”, agregó Ros.

Por sobre el futuro complejo se construirán varios pisos, en su mayoría para su uso habitacional, pero también algunos para oficinas. A ello, se sumarán varios subsuelos para cocheras.

La inversión se supone será significativa, y aunque no está precisado quien será el encargado de su comercialización, la apuesta empresarial es ofrecer las unidades mediante un sistema de fideicomiso, tal como viene sosteniéndose en San Lorenzo con la mayoría de las propiedades horizontales, ya inauguradas y las que aún están en plena construcción.

La necesidad que el proyecto tiene para ser aprobado por el Concejo Municipal radica en la superación del límite máximo permitido en pisos, de acuerdo al Código Urbano vigente.

De aprobarse alguna vía excepcional, y para eso los inversores es que ofrecen los beneficios aludidos a favor de la Municipalidad, la propiedad terminaría por constituirse en la torre más alta de la ciudad y toda la región.

Comentarios