Ataque de conciencia

Hay dos presos con perpetua y apareció un joven que dice ser el asesino

Una historia increíbles por la que habría dos condenados inocentes. El confeso criminal aludió a una prostituta que participó en el homicidio de un hombre


La Corte Suprema de Justicia de Santa Fe tiene que resolver si acepta o rechaza la revisión de un caso en el cual fueron sentenciados a prisión perpetua dos hombres por un crimen ocurrido en marzo del 2015, en la localidad de Pérez.

Es que apareció ahora un jovren de 24 años que, mediante un escrito confesó ser el verdadero autor del hecho.

Por la causa fueron condenados Hernán “El Cordobés” Montenegro y su cuñado, Pablo Spadoni, en un juicio oral y público que se llevó a cabo en agosto del 2018. Aquel fallo declaró a los dos hombres como los autores materiales del asesinato de Adrián Intilángelo, un tractorista de 49 años oriundo de Chabás que el 28 de marzo del 2015 murió en un descampado tras recibir un balazo en la nuca.

Sin embargo, a tres años de aquel juicio apareció en la escena judicial este hombre que confiesa ser quien realmente mató a Intilángelo. Se trata de un muchacho llamado Nicolás Bechelli, que al momento de los hechos tenía 19 años y cuyo vínculo con el caso fue el de una trabajadora sexual que tenía una relación esporádica con Intilángelo.

Nunca estuvo vinculado en la causa y ni siquiera surgió de alguna declaración recolectada a lo largo de la investigación. En su escrito el joven dio una nueva versión de los hechos y puso en crisis la hipótesis que impulsó el fiscal de la Unidad Especial de Homicidios, Florentino Malaponte, que llevó a juicio a Spadoni y Montenegro.

Según indicó Bechelli aquella noche fue hasta un cabaret de Zavalla y se encontró con su amiga, Claudia Zoratt, quien ejercía la prostitución. Esta última le contó que tenía problemas con un cliente por lo que le ofreció un plan para asaltarlo. El joven aceptó y ambos fueron hasta la casa de Zorat en la ciudad de Pérez. Allí, la mujer le entregó un arma de fuego para “robar y asustar” a Intilángelo. Horas después, la trabajadora sexual citó a su cliente al camino del cementerio de aquella localidad y le dijo Bechelli que se coloque en un lugar oscuro.

Cuando Zorat e Intilángelo estaban a punto concretar una relación sexual apareció Bechelli y buscó cometer el asalto por lo que ambos forcejearon. Luego, el joven disparó e hirió al tractorista en un brazo. “Claudia me dijo aseguralo, aseguralo y yo asustado disparé de vuelta y lo llevé para la zanja”, recordó el muchacho. “Le tiré boca abajo dándole un tiro más por la espalda”, agregó en esa nota presentada en Fiscalía.

Bechelli contó además que tras cometer el asesinato fueron hasta la casa de Intilángelo a bordo de la Renault Kangoo que era de la víctima. Adentro de la propiedad buscaron dinero, pero no encontraron por lo que se llevaron algunos elementos de valor.

Seguidamente, la mujer le dijo al joven que vaya hasta un descampado e incendie la camioneta. El joven prendió fuego el vehículo y se fue del lugar a pie. Un día después fue a buscar a Zorat a su domicilio en Pérez, pero no la encontró. Desde entonces, según lo que sostuvo en su nota escrita con puño y letra, Bechelli dijo sentir culpa y arrepentimiento. También tener la “conciencia sucia” y no “poder dormir tranquilo” sabiendo que por el caso hay dos hombres detenidos y los cuales no tuvieron participación en el hecho.

Fuente: airesdesantafe

Comentarios